Aclaraciones

Enviado por Sombra el Mar, 04/06/2019 - 11:29

¡Compartelo!

Aclaraciones

Antes de que nadie se ponga a tacharme de nada, vaya por delante que yo soy un descreído lo que me ha llevado a qué, políticamente, me defina cómo alguien no encuadrado en ningún sitio o partido ya que mi pensamiento político no se ajusta a ninguna "oferta" de las existentes.

En cualquier caso, si tuviera que definirme o identificarme por obligación con alguno de los estereotipos existentes creo que en esencia del que estaría más proximo seria del "liberal" pero en cualquier caso seria sólo por aproximación, no por correspondencia.

Históricamente en mi familia ha habido desde republicanos militantes de izquierda hasta militares monárquicos pasando por todo el espectro e incluyendo a bohemios desentendidos de todo menos de su arte y no hay que indagar demasiado profundamente en mi árbol genealógico para dar con cualquiera de ellos.

En consecuencia he oído sobradamente las teorias, opiniones, acusaciones y justificaciones de unos y otros y desde mi más tierna infancia hasta la actualidad he sido primero informado y aleccionado, y posteriormente me he documentado yo mismo, sobre cada una de esas ideas y los argumentos tanto a favor como en contra.

Y permiteme un consejo:

Cuando quieras acercarte a la verdad, no te centres tan sólo en los argumentos a favor y en quien alaba, mejor presta atención y analiza los que se presentan en contra, básicamente porque todos intentamos presentar siempre nuestra mejor cara y porque si tenemos algo malo quien peor nos quiere es quien más y mejor lo señala.

Y si hay alguien que es denostado y descalificado por todos, tanto por los que son de derechas cómo los que son de izquierdas, presta particular atención a lo que diga o argumente porqué, aunque te arriesgues a que tan sólo sean sinsentidos, lo más probable es que sean los argumentos del mejor informado y en especial escucha a quien sea más denostado y criticado por exponerlos, al fin y al cabo, como dice el refrán, "no ofende quien quiere si no quien puede" y ese "poder" reside en casos así en aquel qué dispone de argumentos sólidos o expone verdades.

Las tonterías ni ofenden ni duelen ni hacen necesario descalificar a nadie porque los tontos se descalifican por si mismos, simplemente se toman a risa y se ignoran sin darles la menor importancia, cómo mucho se evidencia lo que las rebate y ya esta.

Pero a quien presenta verdades hay que descalificarlo, silenciarlo o destruirlo porqué no se pueden presentar argumentos para rebatirlo que soporten el más mínimo análisis.

Ese conocimiento ambivalente y el prestar oidos y atencion a ese tipo de personas me ha llevado a una posición bastante poco ususal:

Soy un descreido y para mi lo de ser de "derechas" o de "izquierdas" básicamente es una gilipollez, chingada, boludez, joda o cómo cada cual lo denomine en su España, qué en realidad tiene como única finalidad poner ante nosotros un capote, cómo el que los toreros ponen ante los toros, que nos ciegue y dirija a donde a algunos les interesa mientras nos mantiene a los unos enfrentados contra los otros y ciegos a lo que de verdad debería importarnos y nos afecta.

Lo que me ha llevado a tomar esa posición es el hecho constatable y comprobable de que las actuaciones reales y las consecuencias de las mismas de la totalidad de los dirigentes o teóricos de cualquiera de esas ideas políticas, si han llegado a tener alguna cuota de poder, siempre y en todos los casos, han resultado no ajustarse a lo que precognizaban.

Yo en particular, como el joven e idealista que fuí, primero creí y compartí los ideales de izquierda y acabé defraudado porque cuando uno se pone a revisar su aplicación a lo largo de la historia y a lo ancho del mundo acaba por descubrir qué siempre y en todos y cada uno de los casos, sin excepción alguna, han sido nocivos para quienes confiaron y creyeron en sus lideres, incluidos en más casos de los imaginables a quienes estaban más cercanos a ellos ya que fueron purgados, con suerte apartados y sin ella las más de las veces fisicamente eliminados, líderes qué además, a espaldas de todos, actuaron contrariamente a las ideas que teóricamente defendían sirviendose de los demás y de su posición de poder para enriquecerse o, cómo mínimo, abusar de sus prerrogativas y disfrutar de cosas que públicamente denostaban y perseguían.

Ya de adulto y habiendo sido frustrado y defraudado me fuí volviendo conservador hasta descubrir que los lideres e ideólogos de esa derecha tampoco es qué en lo esencial difieran mucho de los de la izquierda con la salvedad de qué, por lo general, son mucho menos nocivos para sus disidentes ya qué en lugar de denostarlos y liquidarlos se suelen limitar a "promocionarlos" lateralmente, brindándoles honores y reconocimientos que los desplazan a puestos simbólicos fuera de las estructuras de poder.

Por otra parte, para los demás, para la población en general, las cosas con la derecha suelen ir relativamente bien puesto qué, aunque puedan existir algunas injusticias y algún grado de explotación, suelen administrar mejor, brindar más estabilidad y ofrecer una estructura social en la qué en mayor o menor grado existen mecanismos de progreso social y enriquecimiento personal.

En consecuencia soy un descreído y no me valen ni los unos ni los otros.

Hagame, hazme, un favor tu que me lees, olvida por un segundo tu ideología política si es que consideras que la tienes y dime si tu, objetivamente, aunque quizás matices o añadas algo, no quieres estas diez cosas:

  1. Libertad, en general pero sobre todo para decidir lo que quieres pensar, ser, hacer u opinar cuando, donde y cómo tu quieras y a qué quieres destinar tu trabajo o esfuerzos o el fruto de los mismos y cómo y donde quieres disfrutar de tu tiempo de ocio y con quién, siempre dentro del respeto a los demás qué deseas y exiges para ti y los tuyos.
  2. Seguridad, en general pero sobre todo para ti y los tuyos, para tus amigos, conocidos y vecinos y para tus bienes e intereses económicos, culturales o de cualquier otro tipo.
  3. Fiscalidad razonable porqué a nadie nos gusta pagar impuestos y aunque podamos entender que sea necesario colaborar económicamente en el sostenimiento de la sociedad en la que estamos inmersos, no es admisible ni qué la mayoria del fruto de nuestro trabajo se nos arrebate en nombre de intereses abusivos e indeterminados ni que se deba pagar una y otra vez por lo ya obtenido declarado y físicalizado y, sobre todo, porqué nosotros pagamos impuestos para que se dediquen a lo que nosotros queremos y no para que se usen en lo que otros piensen que debemos querer o que sean desviados para acumular recursos para "el partido" (sea este el que sea) o a enriquecer a amigos y afines o para abonar a estos "servicios prestados"
  4. Administración ética y eficaz por parte de aquellos qué por decisión nuestra nos gobiernen, porqué nosotros no trabajamos para ellos si no qué son ellos los qué trabajan (o deberían trabajar) para nosotros administrando lo que es nuestro y no de ellos y lo deben o deberian hacer cómo nosotros queramos y no cómo ellos decidan o apetezcan.
  5. Protección y cuidado de los más débiles y de aquellos más desfavorecidos socialmente, así como de nosotros y los nuestros cuando enfermamos, envejecemos o quedamos sin trabajo o fuente de ingresos y de cualquier víctima de alguna catástrofe, atentado, delito o cualquier hecho imprevisto.
  6. Justicia independiente, imparcial, garantista, comprensible, rápida y eficaz qué nos considere a todos inocentes mientras no quede demostrado lo contrario y estructurada en niveles que nos permitan recurrir a una instancia superior si consideramos la resolución que dicte no ajustada a derecho.
  7. Igualdad de oportunidades, en todos los sentidos pero en especial de trabajo o posibilidades de negocio, al alcance del esfuerzo de todos y cada uno, con retribuciones, condiciones y horarios justos o, en el caso de negocios, con margenes comerciales decididos tan sólo por ti mismo y sin cargas fiscales abusivas y lesivas para la iniciativa privada.
  8. Propiedad, porque lo tuyo es tuyo que eres quien lo ha obtenido con tu trabajo, esfuerzo y ahorro o te ha sido legado por tus antecesores que a su vez lo obtuvieron de igual modo y eres tu y no ningún otro quien ha de decidir sobre su uso, aprovechamiento, disfrute y destino.
  9. Voz y decisión, porque somos adultos con inteligencia y criterio propio, capaces de pensar y decidir por nosotros mismos lo que queremos o no y nadie tiene ningún derecho a decidir por nosotros y mucho menos a decirnos cómo debemos pensar o que debemos querer.
  10. Información y educación libre e igualmente accesible para todos porque nadie puede decidir por nosotros qué queremos saber, conocer o aprender ni nos puede imponer ni limitar el acceso a nada de ello y mucho menos decidir cómo debemos educar y qué valores queremos transmitir a nuestros hijos.

¿En serio no estas de acuerdo con algo de lo anterior?

Vuelvetelo a leer si no es así y si aun así sigues sin estar de acuerdo leelo todas las veces que sea necesario hasta que lo entiendas.

¿O prefieres no tener libertad, o seguridad, o pagar impuestos descomunales, o que te administre alguien según sus intereses e ideas y no los tuyos, o quedar desprotegido si te sucede algo, o ser tratado injusta y arbitrariamente, o no tener trabajo justamente retribuido y en condiciones o no poder emprender un negocio si lo deseas, o no poder poseer lo que deseas y consigues, o no ser oído y qué no se tengan en cuenta tus opiniones e ideas, y no saber ni poder aprender lo que tu quieras ni transmitir a tus hijos tus valores, conocimientos e ideas?.

Y si no quieres nada de eso y si qué estas de acuerdo con esos diez puntos básicos ¿eres de izquierdas o de derechas? o, más en concreto, ¿que diferencia a alguien de derechas o de izquierdas si todos aceptamos y queremos esos diez puntos básicos?.

¿Las ideas sobre colectivización que un señor, Karl Marx, concibió en el siglo XIX, ajustadas y consecuentes con la realidad social de su época y que pese a lo maravillosas que conceptualmente se pueda pensar qué son, nadie jamás ha conseguido poner en marcha y hacer funcionar de una forma efectiva y realmente beneficiosa para ningún pueblo en ninguna parte del mundo durante todos los intentos habidos durante más de cien años qué, además, incluso se han intentado imponer e imponen aún en contra de la opinión y de las ideas de los individuos llegando incluso a reprimirlos por la fuerza o intentarlos "reeducar" o, mucho más sencillamente, ejecutándolos?

Esos diez puntos garantizan que si quieres puedas compartir tus bienes y tu trabajo con quienes quieras o piensen cómo tu y qué nadie te pueda obligar a no hacerlo, al igual que garantizan qué nadie pueda obligar a nadie a hacerlo si no es lo que quiere.

No se lo que pensaras tu al respecto pero, al menos para mi, ni el que nadie abuse de nadie, ni el que nadie imponga a otro sus ideas, por muy buenas o maravillosas que puedan parecerle a él, resulta aceptable.

Si algo caracteriza al ser humano es su libre albedrío, su capacidad de pensar y tomar decisiones por si mismo y esa libertad es lo primero que hemos de defender tanto para nosotros mismos cómo para cualquier otro y el conjunto de la sociedad.

Precisamente por eso, porque los seres humanos somos individuos e individuales y tenemos diversidad de capacidades e intereses, las ideas socialistas y comunistas, cómo ha quedado demostrado durante más de cien años de intentar su implantación, son una bonita utopía contra natura qué jamás se ha conseguido ni se conseguirá hacer funcionar.

No obstante si parecen tener el mérito, o eso nos "vende" la izquierda, de haber servido para que pueblos e individuos consigan mayor libertad y mejoras políticas, sociales y laborales y para que el pensamiento actual sobre cómo debe de ser la sociedad haya avanzado respecto a lo que se entendía como "correcto" en el siglo XIX, aunque objetivamente no podemos tener la certeza de si se habría llegado igualmente a esas mejoras sin destruir o dañar tantas vidas intentando aplicar esas ideas fallidas.

Es una duda razonable ya qué, al fin y al cabo cómo hemos visto, hace más de quinientos años una Reina empezó a imponer cosas que incluso fueron impensables para ideólogos cómo Karl Mars cuatrocientos años posteriores a ella y qué aun hoy en día siguen si ser la norma básica en muchos lugares del mundo, incluidos sobre todo la totalidad de los gobernados bajo esos principios socialistas en sus diversas apariencias.

Ideas y principios qué, además de no respetar la libertad de que otros puedan no estar de acuerdo con ellas, presentan el problema de qué un buen número de individuos lo suficientemente inteligentes cómo para discernir la realidad de esa utopía imposibile y antinatura al mismo tiempo qué de ver la capacidad de ilusionar del concepto lo hayan instrumentalizado en beneficio propio para manipular a la gente y conseguir mayores cuotas de poder e incluso riqueza personal qué, por supuesto, mantienen oculta a las gentes que manipulan y utilizan.

Molestese el que quiera pero la realidad es que no existe, ni ha existido ni existirá ni un sólo dirigente político que abandere esas ideas que habiendo alcanzado cuotas significativas de poder no haya buscado y obtenido enriquecimiento personal y privilegios, cosas ambas que les niegan a sus convenientemente adoctrinados, ilusionados y enceguecidos seguidores.

Lo qué, por otra parte, es de esperar y confirma mi aseveración de qué los seres humanos somos individuos e individuales y tenemos diversidad de capacidades e intereses, así cómo de defectos, entre ellos la particularidad de poder ser aprovechados, avariciosos y egoistas.

Una reflexión:

¿Que opinión te merece quién, trabajando hombro con hombro contigo, nunca realiza su parte del trabajo o la realiza mal y siempre justifica no haberlo hecho o haberlo hecho mal en base a factores externos o actuaciones de otros eludiendo su responsabilidad?

Piensalo muy bien.

Y, ahora, dime:

¿Porqué opinas así de ese camarada y no piensas lo mismo del "camarada" que ostenta el poder y dirige siempre tu mirada a "fuerzas reaccionarias" o "injerencias externas" para excusar los problemas que es incapaz de solucionar por no decir que provoca él?

"Camarada" qué, además, reprime, descalifica sin aportar razón ni dato alguno real y contrastable y si puede silencia no sólo a quien se atreva a diferir del "pensamiento oficial" si no incluso a cualquiera que empiece a hacer preguntas incómodas o parezca no creer ciegamente en la "revolución" o en el partido.

La realidad, la quieras ver o no, es que ningún ser humano es infalible y que todos cometemos errores y hacemos cosas mal, lideres y gobernantes incluidos, y qué cuando hay quien tiene excusas y justificaciones para todo, algo esta garrafalmente mal y si no eres capaz de verlo y cuestionarlo es porque ese alguien y los acólitos que le rodean tienen mucho interes en que estés ciego a ello y tan sólo veas las cosas que les convienen mientras que ellos siguen disfrutando de sus privilegios y sacando el mayor beneficio posible, incluido el económico.

Y, para acabar con "la izquierda", el mayor problema inherente a la misma es qué a cualquiera que pregunta, cuestiona, piensa u opina diferente se le tacha de traidor o de reaccionario cuando no de nazi o fascista o, de lo que es muchísimo peor, de "antirevolucionario" o de "vendido" a noimportamucho que poder exterior o conspiración interna, por lo que en realidad con ella no existe libertad de pensamiento y sin libertad de pensamiento no existe libertad real.

En cuanto a "la derecha" es todo mucho más sencillo porqué, por lo general, sus dirigentes y teóricos no preconizan nada distinto a lo que quieren para si mismos:

Una sociedad con una estructura inamovible que les permita enriquecerse y alcanzar una situación privilegiada.

Al respecto de eso, aunque es comprensible, razonable, aceptable y lícito qué quien tiene una iniciativa o arriesga lo que es suyo para producir algo lo haga con la intención de que le genere un beneficio, no lo es que lo obtenga estafando o explotando a los demás y en eso todos estaremos de acuerdo, incluso los mayores ricos o potentados, ya que ellos no están dispuestos a permitir que otro, aún si es cómo ellos, les estafe o les explote y menos si lo hace desde una posición de "fuerza" que le permita fijar unas condiciones abusivas qué, de no existir esa posición de fuerza, jamás aceptarían.

Así qué ese tipo de actuaciones al igual que cualquiera qué en condiciones normales atente con la libertad de precios y de mercado, o cualquier otro acto económicamente abusivo o lesivo, se deben de perseguir y sancionar, aunque en esos sectores de "derecha" siempre encuentra uno a personajes qué también quieren que esas normas se apliquen a los demás pero no a ellos.

¿No te resulta curioso que tanto en la derecha cómo en la izquierda siempre, en todos los casos, hay una inmensa mayoría de dirigentes y teóricos que escalan sus estructuras de poder, eliminan o desplazan a los idealistas, se posicionan en la estructura y aprovechan para enriquecerse y obtener privilegios?

Quizás me digas que entre "los tuyos" no.

Pero te equivocarás.

Al final, tarde o temprano, tanto algunos de esos "tuyos" cómo algunos de los "otros" acaban quedando con las vergüenzas al aire, siendo rápidamente anatemizados o ninguneados por sus correligionarios aunque, curiosamente, fíjate que ninguno de ellos asume nunca responsabilidades:

Siempre se presentan cómo víctimas "del malvado", engañados por él (o ella) buscando que sus acólitos les vean cómo una "víctima" más y no cómo lo que en realidad son:

Responsables.

Lo son porqué cómo dirigentes han trabajado codo con codo con "el malvado" así qué:

  • Bien son unos inconscientes o unos incapaces que se han dejado engañar.
  • Bien han "hecho la vista gorda" mientras ellos iban a lo suyo.

Y eso sin pensar mal y suponer que también estuvieran implicados o que dejasen hacer "al malvado" porque él les dejaba a ellos "hacer lo suyo" o, lo que es aun peor, unos y otros, se quedasen o no parte para si mismos, lo hacian para "el partido".

En cualquier caso, tienen responsabilidades qué, aunque si se ven muy atrapados y envueltos quizás lleguen a reconocer, jamás asumen.

Y por ultimo los fascistas, una categoría especial en la que se engloban tanto dirigentes de la más extrema izquierda así cómo todos los que están fuera de cualquier clasificación política cómo los "reyes" del narcotráfico, los "señores de la guerra" y toda esa otra "fauna" que normalmente ni se preocupa de disimular qué lo que quiere es el poder por si mismo o para beneficio propio.

Pero para hablar del fascismo voy a hacer un amplio inciso porqué, dada la imprecision con la que se hace uso de ese y otros calificativos, es evidente que se precisa explicar la definición.