Ajustes básicos de las flechas

Enviado por Sombra el Dom, 07/04/2019 - 21:59

¡Compartelo!

Ajustes básicos de las flechas

Este artículo sobre los ajustes básicos de las flechas lo escribí hace ya más de una veintena de años e incluye errores qué son lugares comunes cuando se habla de los ajustes básicos de las flechas pero he decidido incluirlo aquí precisamente para irlos señalando.

Las anotaciones actuales están en cursiva, como estos dos primeros parrafos.

 

LAS PRIMERAS FLECHAS

Bueno, una vez hechos los ajustes básicos, ha llegado la hora de ir al campo de tiro y comenzar a trabajar... y lo de “trabajar” no es ningún eufemismo:

NO SE PUEDE HACER NINGÚN AJUSTE SERIO HASTA HABER DISPARADO UNAS DOSCIENTAS O TRESCIENTAS VECES CON UNA CUERDA NUEVA Y “CEDERLA”.

Y, si realmente queremos hacer las cosas bien, mejor haceros al ánimo de realizar AL MENOS entre cuatrocientos y seiscientos disparos, para preparar dos cuerdas (la de uso y una de repuesto) “cedidas”:

No hay nada más nefando qué tener qué cambiar la cuerda en medio de una jornada o un viaje de caza... por una cuerda nueva qué no está cedida y que manda todos nuestros ajustes directamente a hacer puñetas.

Comentario:

Eso actualmente ya no es así tanto por los nuevos materiales (la espuma de polietileno, por ejemplo) utilizados en su confección con un bajísimo coeficiente de elongación o por haber sido "preestiradas" en fábrica.

 

Mientras qué vamos cubriendo esos primeros trescientos disparos por cuerda vamos a ir haciendo unos primeros ajustes básicos.

No os fiéis de lo qué os haga una flecha suelta.

En un sólo disparo podemos haber cometido errores de diferente tipo, comenzando por el empuñe y acabando por la suelta, así qué vamos a centrarnos en el comportamiento de un conjunto de flechas de media docena al menos y, UNA COSA MUY IMPORTANTE:

Vamos a realizar TAN SÓLO UN CAMBIO CADA VEZ.

La forma de conseguir un buen ajuste es no tener prisa alguna, así qué es mucho mejor tocar una sola cosa cada vez e ir viendo poco a poco qué variaciones produce.

Comentario:

Eso actualmente sigue exactamente igual:

Ni aún sabiendo muy bien lo que se hace es muy aconsejable cambiar varias cosas al mismo tiempo.

Es cierto qué, si todo sale bien, se adelanta bastante, pero si no es así nos puede retrasar muchísimo más.

 

Estos primeros ajustes los vamos a hacer utilizando los astiles emplumados y puntas de 125 grains para “permanecer” lo más cerca posible del estandar y no complicarnos la vida innecesariamente.

Lo primero va a ser el alineado “arriba-abajo”, más que nada porque va a ser el ajuste qué debamos corregir al final, cuando la cuerda esté cedida, así qué haciéndolo al principio podremos ver cómo se produce todo ese proceso y cuanto cede la cuerda cada, digamos, medio centenar de disparos:

Comprobar y MEDIR eso, anotando cuanto hay qué “roscar” el nock para volver a llevar los ajustes “al sitio” nos puede permitir en un caso de emergencia sustituir una cuerda dañada por una completamente nueva y sin estirar con unas ciertas probabilidades de “éxito” en cuanto a, si no conservar por completo el ajuste, si quedar tan cerca del mismo cómo sea posible.

Comentario:

Eso actualmente, gracias a cómo ya hemos dicho los nuevos materiales y las cuerdas preestiradas, ya no es necesario y, además, cómo ya hemos visto el cómo y el porqué posicionar el localizador de encoque según nuestra forma de asir la cuerda para tirar de ella, tampoco lo necesitamos para ubicar el localizador de encoque o rectificar su posición en el caso de vernos forzados a sustituir la cuerda en plena cacería ya que sabemos cómo posicionarlo con exactitud y podemos comprobar y rectificar en caso necesario su situación tras cada disparo aún si la cuerda fuese cediendo.


La posición de nuestras flechas en el blanco nos indica lo qué hemos de hacer:

Si nuestras flechas se clavan en el blanco “apuntando” para arriba (culatín bajo) nuestro nock está demasiado bajo y nos están “diciendo” qué debemos subirlo.

Si nuestras flechas se clavan en el blanco “apuntando” para abajo (culatín alto) nuestro nock está demasiado alto y nos están “diciendo” qué debemos bajarlo... EXCEPTO qué lo bajemos y lo bajemos y el problema siga persistiendo: eso puede suceder si ya de salida está demasiado bajo y la flecha está “coceando” en la base de la ventana (dando con el emplume en ella), lo qué proyecta la parte trasera para arriba y produce ese efecto.

Sin embargo, la desviación “izquierda-derecha” es mucho más complicada, ya qué puede deberse tanto a un spine dinámico inadecuado cómo a la posición de centrado de la flecha cómo a defectos de suelta. No obstante, por el momento vamos ignorar eso y centrarnos en conseguir la posición de centrado adecuada a nuestra forma de disparo, corrigiendo a derecha e izquierda al igual qué hemos subido o bajado el nock según nos indique la dirección en qué se clavan las flechas:

Si se clavan en dirección a la derecha (culatín a la izquierda) debemos desenroscar el botón o el reposaflechas para acercar la flecha más a la pared de la ventana y, viceversa, si se clavan en dirección a la izquierda (culatín a la derecha) deberemos enroscar para sacar la flecha más lejos de la pared de la ventana.

Con un arco tradicional, lo qué haremos será incrementar o disminuir (incluso hasta eliminarlo) el “parche” de la pared de la ventana... o trabajar, cómo veremos más adelante, con el spine, con la separación de la cuerda (el brace height), con la posición de empuñe o con la suelta.

Imagino qué es ocioso decir lo de siempre, qué estas indicaciones son para arqueros diestros y qué si se es zurdo las cosas, en cuanto a izquierda y derecha han de invertirse y en lugar de enroscar hay que desenroscar.

En suma y, para no equivocarse, mueve el centro en la dirección qué se han clavado las flechas.

Comentario:

Eso actualmente sigue siendo igual.


Para acabar, algo qué, a menos qué sepáis muy bien lo que estáis haciendo o seáis muy atrevidos, no os recomiendo intentar ajustar... aunque nada os impide comprobarlo:

El “timing” o sincronización.

En un arco con levas en ambas palas (poleas excéntricas) ambas tienen que actuar de forma por completo sincronizada, es decir, empezar y acabar de moverse al mismo tiempo y hacerlo de igual manera. Si eso no es así, algo está mal y hay que ajustarlo.

Un arco en el qué tan sólo hay leva en una pala, no es probable que quede fuera de sincronismo... aunque si puede presentar problemas relacionados con el tiller... e incluso este puede ser difícil de medir porqué la cuerda en la leva no quede a la misma distancia de la pala qué la cuerda en la polea o directamente en la pala.

Inciso:
Arcos así ni siquiera se si se siguen fabricando, por cierto, con una leva bajo en una pala corta y una pala recurvada sin polea ni leva alguna arriba, cómo el Martin Dynabo de 1977, qué se lo prohibieron, por cierto, y tuvieron qué sacar otro modelo en el 84 qué ya se consideró “legal”:
 

Ambos Martín Dynabo
Ambos Martín Dynabo, en mi colección falta el de la derecha pero me siguen interesando ambos y cualquier otro Dynabo de otras marcas y modelos



La solución para medir el tiller en esos casos suele ser atar un hilo de eje de polea a eje de leva y controlarlo sobre ese hilo y no sobre la cuerda (naturalmente, el hilo se pone para medir y luego se retira).

Por último, un truco:

Trazar con un rotulador indeleble la “línea de la pala” sobre la polea y la leva en “descanso” (es decir, utilizando la pala cómo regla para rayar la linea sobre la leva o polea qué queda entre sus puntas) es algo sencillo qué nos permitirá, de un vistazo, comprobar qué todo sigue en su sitio en cualquier momento.

Comentario:

Eso actualmente sigue siendo igual pero infrecuente porque la inmensa mayoría de los arcos de levas ya están diseñados para no quedar fuera de sincronismo.


Próxima “entrega”, ajustes finos. (y las cosas se pondrán “serias”)

PD.: Y, recordad, una vez hagais los primeros 300 disparos, desmontar la cuerda, cambiarla por una nueva y repetir el proceso. Cuando hagamos los ajustes finos lo volveremos a hacer, por cierto, para dejar las dos cuerdas exactamente iguales, de forma qué en un momento dado puedas cambiar una por otra sin notarlo o notandolo muy mínimamente.

PPD.: Y, por cierto, si alguno tiene por ahí algún Martin Dynabo de 1977... me interesa.

Comentario:

Eso actualmente esta desfasado para las cuerdas de nuevos materiales o las preestiradas pero los Dynabo me siguen interesando igual.


AÑADO:

Evidentemente, tanto con los reposaflechas cómo con cualquier otra cosa, si viene con instrucciones del fabricante, nada mejor, en principio, qué seguirlas a pies juntillas.

Comentario:

Eso actualmente sigue siendo algo de sentido común que casi nadie suele hacer.


Respecto a las cuerdas, cómo decía un viejo profesor mío, uno debería tener la cabeza para algo más qué aguantar las orejas:
Si después de X tiros ves qué la cuerda no cede y la posición del nock y el valor del brace height no varían, es que la cuerda ya ha cedido lo que tenía qué ceder, hayas tirado 5 o 500 tiros.

De ahí el decir qué se anoten las medidas y qué se comprueben cada tantos tiros (cincuenta o los qué sean).

Por un lado eso te permite ir "corrigiendo" una cuerda sin ceder sin andar haciendo comprobaciones de ajustes (o te avisa de que ya tocaría hacerlas si es que puedes) y, por el otro, te va a "avisar" cuando la cuerda esté cedida porqué esos valores dejarán de variar.

Comentario:

Eso actualmente es incluso más cierto que antes por lo ya comentado sobre las cuerdas modernas, no obstante sigue siendo recomendable tomar las medidas y comprobarlas al cabo de X disparos ya qué siempre cabe en lo posible qué la calidad de una cuerda dada no se ajuste a lo esperado, creando un problema de base de difícil detección precisamente porque se da por sentado qué no puede estar mal.


En cuanto a arcos "modernos", no se nada: yo me quedé en los Hoyt Medallist y los Oneida Screaming Eagle... pero aunqué un equipo pueda ser muy moderno, la física y los principios en los que se basa su funcionamiento son los mismos, así qué las soluciones a un problema dado no serán muy diferentes.

Comentario:

Eso actualmente es obvio qué, en su primera parte ya no es así, puesto que "algo" se de los arcos modernos, y en su segunda parte es algo cierto e inamovible porque las leyes de la física y sus principios son inamovibles.