El origen de los arcos y las flechas

Enviado por Sombra el Lun, 17/06/2019 - 20:27

¡Compartelo!

El origen de los arcos y las flechas

El origen de la invención de arcos y flechas, a la vista de la información disponible, lo podemos situar en el centro de la cuenca mediterránea española, en la comarca de El Maestrazgo, en la provincia de Castellón de la actual Comunidad Valenciana del Reino de España basándonos en el muy abundante contexto que lo confirma.

Contexto en el qué lo más determinante son las pinturas rupestres pues es obvio qué aquellas en las que aparecen arcos y flechas evidencian por si mismas la existencia de estos en la fecha en la que tales pinturas se hayan datado y en el lugar donde estas se realizaron.

Aceptando esto que en esencia es irrefutable, las representaciones pictóricas más antiguas existentes, y con diferencia, son las del Arte Rupestre Valenciano, decenas, cientos de ellas.

Todas estas pinturas se encuandran en el Conjunto de Arte Rupestre de la Cuenca Mediterránea de la Península Ibérica, mundialmente reconocido cómo la zona con pinturas rupestres más grande de Europa (y puede que del mundo) y con mayor concentración de ellas, que ha sido declarada cómo Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Escena de caza de la Cova Remigia
Este calco de una escena de caza del jabalí representada en la Cova Remigia, en Ares del Maestre, provincia de Castellón, es tan solo una más de los cientos de pinturas rupestres mostrando arqueros, algunas tan antiguas que ni siquiera son visibles al ojo humano ni se captan con fotografía normal, que encontramos en las cuevas y abrigos de ese conjunto.

 

 

La mayoría de esas pinturas visibles están datadas entre los 7.000 y los 10.000 años antes de Cristo, lo que las sitúa en la época de los más antiguos arcos hallados en el norte de Europa o incluso algo más atrás.

Pero a dia de hoy, merced a qué en el año 2.011 técnicas infográficas de fotografía multiespectral sacaron a la luz capas y capas superpuestas de ellas qué aun están pendientes de datar, trazadas durante milenios por sucesivas generaciones de los cazadores que inventaron aquí el arco y las flechas, sabemos que arco y flechas estaban presentes en nuestras tierras hace ya mućho más tiempo qué esos 7.000 a 10.000 años en que están datadas las pinturas qué si qué podemos ver.

De hecho no existe en todo el mundo ni una sola prueba, tanto directa cómo contextual, qué ofrezca la menor posibilidad de qué en una época anterior a esos 10.000 años o en un lugar distinto ya se confeccionasen y usasen antes arcos y flechas.

Cueva de los Caballos, Albocacer, Castellón, Valencia, España
En el arte rupestre valenciano aún encontramos muchas más muestras de caza con arco, con dataciones similares, por ejemplo en la Cueva de la Araña de Bicorp, provincia de Valencia, a más de 200 km de la Cueva de los Caballos de Albocacer, provincia de Castellón, a la que corresponde este calco, datadas en unos 7.000 a 9.000 años de antigüedad, mientras que al alejarnos de ese núcleo central de la cuenca mediterránea, las dataciones de las pinturas representando a arqueros van bajando y son cada vez mas recientes.

 

 

Nadie al parecer ha caído en ese detalle ni, pese a los abundantes estudios sobre las pinturas de arqueros, incluido el estupendo y extensivo estudio sobre su tipología de Anna Alonso y Aleixandre Grimal, ha incidido en ello.

Tipología de arqueros según Anna Alonso y Aleixandre Grimal
Imagen extraida del estupendo y extensivo estudio sobre la tipología de los arqueros en las cuevas y abrigos del arco mediterráneo de Anna Alonso y Aleixandre Grimal

 

De hecho en algunos casos a los arqueros no se les da a nivel de estudio la relevancia que resulta evidente les dio el pintor en su dia, bien por ser casi indistinguibles en la actualidad, bien porque otra fracción de las pinturas por su rareza y exclusividad han captado ese protagonismo, como sucede con La Recogida de la Miel de la ya citada Cueva de la Araña de Bicorp de la que solemos encontrar esta imagen o tan solo el fragmento superior de ella:

Recogida de la miel en la Cueva de la Araña, Bicorp, Valencia

 

Pero nada de los arqueros que la acompañan en todo el panel y qué en la mayoría de los calcos se omiten y en las fotografías obvian dejándoles fragmentados, mal iluminados o directamente fuera de plano:

Arqueros en la Cueva de la Araña, Bicorp, Valencia

 

De hecho, La Recogida de la Miel se lleva todo el protagonismo por su exclusividad ya qué es algo que no aparece reflejado en ninguna otra pintura rupestre en ningún otro lugar del mundo, pero si vemos el panel en su conjunto se aprecia qué no fue el objetivo principal del autor si no un simple complemento pues si hemos de interpretarlo como un todo parece decirnos "estos somos nosotros, arqueros qué hacemos y podemos defender estas cosas":

Calco original de las pinturas rupestres de la Cueva de la Araña en Bicorp, Valencia

 

Este Gran Arquero que es la figura central suele pasar inadvertido a visitantes y estudiosos porque ya estaba muy degradado cuando la cueva fue descubierta a principios del siglo XX por Jaime Garí i Poch, un profesor local.

Arquero principal de la Cueva de la Araña, Bicorp, Valencia

 

Pero observando una imagen negativa y contrastada del calco original de las pinturas realizado por el equipo del profesor Hernandez Pacheco, que las estudio a principios del pasado siglo XX, cobramos conciencia del tremendo protagonismo que le confirió el artista prehistórico al plasmarlo hace ya unos ocho o nueve milenios, tanto por su tamaño en relación con los otros elementos cómo por su posición central y protagonista.

Degradación que también nos da una pista importante ya qué nos permite plantearnos una pregunta absolutamente lógica:

¿Cuanto tiempo debió transcurrir para que cada capa de pinturas rupestres solo visibles con fotografía multiespectral estuviese tan degradada qué algún artista prehistórico decidiera ocupar con nuevas imágenes el mismo emplazamiento si aún podemos apreciar tanto visible en pinturas de cinco, seis, siete, ocho, nueve e incluso diez mil años?

¿Tan sólo unas decenas o cientos de años?

¿O quizás más bien algunos milenios entre capa y capa de pinturas?

Recordemos que a la mayoría de esas representaciones pictóricas se les atribuye un carácter mágico o religioso así qué, por lógica, no parece tener mucho sentido que fuesen a ser borradas o cubiertas por otras antes de deteriorarse en gran medida.

¿Recuerdas la datación relativa?

Si una pintura se realiza sobre otra es evidente qué la que está debajo, sea por poco tiempo o por mucho, es anterior a la que está sobre ella.

Tiene una datación relativa mayor, anterior.

Si hay dos, tres, cuatro capas o más de pinturas superpuestas, las que sean, cada una es anterior a la que está sobre ella y esta a su vez anterior a la que se le superpone, etc.

Y si tienen un carácter mágico o religioso podría ocurrir que de forma puntual alguna de ellas hubiera sido borrada o cubierta por otra pero, sin lugar a dudas, eso no seria lo normal, !o normal es qué las cosas con connotaciones mágicas y religiosas sean preservadas por los sucesores de aquellos que las hicieron en su día, de hecho a más antiguo sea algo más se tiende a venerar y más mágico o divino parece.

Ese impulso natural hace que esas dataciones relativas aumenten, se distancien en el tiempo entre ellas, así que no es aventurado suponer qué llegasen a transcurrir ya no decenas si no cientos de años como mínimo entre cada capa de pinturas.

Y de la primera a la última de ellas, dispersas en un territorio de cientos de kilómetros de extensión, nos muestran arqueros, arqueros qué, cúando subimos unos cientos de kilómetros más al norte, bajamos otro tanto más al sur o nos desplazamos al oeste, traspasando la zona montañosa mediterránea, desaparecen en las pinturas de similar datación.

Sencillamente no existen y no vuelven a aparecer hasta pinturas más y más recientes a más nos alejamos, lo qué por lógica indica una dispersión a partir del núcleo original, el origen donde el arco y las flechas fueron descubiertos o inventados.

¿Recordais la diferencia entre los avances lógicos y los avances tecnológicos?

El arco y las flechas no son un avance lógico:

Son un avance tecnológico.

Y lo relevante de eso es qué, cuando la tecnología ya existe y está ahí, en uso o utilizable, los avances lógicos se producen en cualquier lugar o momento, de hecho incluso es normal que personas diferentes lleguen al mismo avance en lugares diferentes al mismo tiempo o en tiempos muy próximos entre ellos sin tener ninguno de ellos conocimiento alguno de lo que están desarrollando los demás.

Los avances tecnológicos no.

Se producen a raíz de un descubrimiento, las más de las veces accidental, qué sólo se da en ese momento y lugar en el que se produce el "accidente" y cuando alguien lo observa y hace una deducción o le despierta una inquietud qué le incita a investigar.

Y eso es algo puntual, una oportunidad localizada en el tiempo y en el espacio qué quizás no se vuelva a dar o no vuelva a ser observada.

No es algo que se pueda dar en otros lugares en momentos parecidos porqué no es algo conocido por nadie que lo pueda intentar mejorar si no un hecho puntual y extraordinario que alguien observa.

Jamás podremos saber, acreditar a ese observador que presenció el "accidente" que le permitió llegar a idear el arco y las flechas pero si qué tenemos pistas en el contexto arqueológico que nos permiten ir concretando cada vez más el área donde esto ocurrió:

Las pinturas rupestres visibles y sus dataciones que la datación relativa de las diferentes capas de pinturas no visibles retrotrae cada vez más en el tiempo y qué concretan ese punto en el centro de la cuenca mediterránea española, la Comunidad Valenciana y más exactamente en la provincia de Castellón.

Cómo cazadores con arco modernos, poder visitar el origen donde empezó todo es un lujo y un privilegio que todos deberíamos aspirar a disfrutar.

Para muchos cazadores es una meta, un sueño, poder cazar "los cinco grandes", el elefante africano, el león, el leopardo africano, el rinoceronte negro y el búfalo del Cabo, piezas que no están al alcance de cualquiera y que de hecho en algunos casos incluso ya no es posible cazar.

Pero ahora puede haber otro sueño porqué también esta a nuestro alcance emular esas cacerías qué vemos reflejadas en las pinturas rupestres de esos ancestros espirituales nuestros ya qué esa misma fauna sigue habitando en esos mismos parajes y se pueden solicitar licencias para cazarlos en ellos y cazarlos con arco y flechas, cómo fueron cazados en su día por esos primeros cazadores con arco:

Jabalíes, cabras hispánicas, muflones y ciervos, las Cuatro Piezas Originales de los primeros cazadores con arco y flechas.