A paso de rececho.

Enviado por Sombra el Mié, 14/08/2019 - 22:31

¡Compartelo!

A paso de rececho

Si en la caza hay arte, este reside en el rececho y su máxima expresión es el rececho con arco.

Uno puede hablar sobre las esperas y tratar de aspectos técnicos o de batidas y monterías y tratar aspectos estratégicos o de cómo ven, oyen o huelen los animales y tratar aspectos fisiológicos pero sobre el rececho, al ser algo vivo y cambiante, tan sólo se pueden ofrecer algunas lineas generales, estrategias basicas, conocimientos elementales y consejos sueltos ya qué el proceso del rececho en si, y más tratándose de arrimes tan cerrados cómo exige la caza con arco, es algo tan difícil de explicar cómo el andar con bicicleta, sólo se puede decir qué has de lanzarte y hacerlo, meterte a veinte metros o menos de un animal salvaje al qué la mayoría de los mortales difícilmente podrán arrimarse por debajo de los cien metros.

Así qué, siendo conscientes de esto, vamos a intentar esbozar alguna información sobre las cosas más relevantes y, aunque ahora vamos a tratar lo más imprescindible, todos los temas que veremos aquí en cuanto sea posible tendrán un tratamiento más amplio y completo.

 

De Menor a Mayor

La caza menor es la gran escuela de la caza mayor con arco.

Esta afirmación no menoscaba en absoluto a la caza menor en si misma y muchísimo menos a la caza menor con arco, uno de los desafíos más estimulantes y emocionantes que cualquier cazador puede emprender.

La primera gran ventaja de la caza menor con arco es que difícilmente se deja una pieza herida en el campo ya qué, si se le da, se cobra con una certeza casi absoluta y, si no, se va intacta con una certeza casi absoluta también.

La segunda gran ventaja es la gran cantidad de recechos que se pueden llegar a realizar porque los animales en las proximidades del lugar de cada lance, incluso a apenas una veintena de metros, raramente se percatan de que haya ocurrido nada.

Y la tercera gran ventaja y que la hace una gran escuela para la caza mayor es la precisión necesaria.

Si reflexionamos un poco nos daremos cuenta de que el "área vital" de una pieza de caza mayor no difiere en tamaño demasiado del área total que ofrecen la mayoría de piezas de caza menor, por ejemplo un conejo, en consecuencia, el cazador capaz de realizar recechos y abatir conejos con su arco adquiere la seguridad de que podrá recechar y abatir piezas de caza mayor porque llegado el momento será capaz de llegar a la distancia necesaria, estimarla correctamente y poner la flecha dentro de su área vital.

Y cómo escuela de rececho los conejos son, en toda nuestra España, una pieza impagable tanto por su abundancia cómo por su dificultad:

Un conejo, la pieza de caza menor ideal para iniciarse en el rececho
El conejo es la pieza estrella de la caza menor para iniciarse en el rececho con arco

 

Y aún así no es raro poder encadenar una o dos docenas de recechos, e incluso más, durante una misma jornada al conejo y eso es algo que difícilmente puede ofrecer ninguna otra pieza salvo que se trate de "caza sembrada", lo que es otra interesante opción para comenzar a practicar el rececho.

Pero la caza menor no se limita al rececho de conejos o liebres ya que ofrece un "segundo nivel" con el rececho a aves posadas en tierra o en ramas, y no hablamos del tiro al vuelo que es ya un "tercer nivel" para aprender a tirar con seguridad y certeza sobre piezas en movimiento, si no al arrime sobre aves paradas en el suelo o en árboles u otra vegetación.

Hay que tener en cuenta qué la mayor parte de las aves disfrutan de una mejor visión que los mamíferos ya que son tetracromáticas, poseen conos sensibles al ultravioleta, al rojo, al verde y al azul.

En el ojo de las aves existen diferentes adaptaciones, el tamaño del órgano es proporcionalmente más grande respecto al cuerpo que en los mamíferos, y la acomodación tiene lugar mediante un doble mecanismo que permite cambiar la curvatura de la córnea y del cristalino.

Su retina es muy rica en células fotorreceptoras, lo que hace suponer que tienen una visión excelente, y en algunas especies existen dos fóveas, una central y otra más periférica, cómo ocurre entre otros en los halcones, en las águilas y en los vencejos.

Campos de visión fóveales binocular y monoculares de algunas aves
Algunas aves disponen de un campo de visión foveal binocular frente a ellas y dos monoculares a cada lado

 

Recechar pues codornices, perdices, faisanes, palomos silvestres, torcazos, tórtolas, tordos, etc ofrece un amplio abanico de retos para el que esta empezando su andadura en el rececho con arco, al igual que los patos y demás aves acuáticas si pretendemos aprender a recechar en zonas de marjal o marisma y, de los recechos a aves, uno de los más exigentee y dificultosos es sin duda el de las aves de bosque siendo entre ellas la reina la chocha perdiz (Scolopax rusticola), también conocida cómo becada, pitorra, sorda o gallinuela, salvo que vayas a recechar especies de llanura porque entonces la reina indiscutible del rececho por su extrema dificultad, si somos capaces de sustraernos a la tentación de tirar desde más de veinte metros dado su tamaño (un macho puede pesar entre 9 y 10 kg), es la avutarda (Otis tarda).

Avutarda macho realizando su parada de apareamiento
Avutarda macho realizando la parada de apareamiento

 

Puedes tener la certeza de qué si eres capaz de meterte en un rececho a menos de veinte metros de un bando de avutardas y abatir una estás capacitado para afrontar con plenas garantías de éxito el rececho de cualquier pieza de caza mayor en estepas, sabanas y llanuras.

 

El ruido

Lo primero es que hay que aceptar, asumir, que vamos a hacer ruido.

Siempre se hace ruido.

Ciertamente hay formas de mitigarlo, y en eso la eleccion del calzado es importante.

En ese sentido existen dos digamos "escuelas":

  1. La que opta por un unico calzado cuya suela sea blanda y amortigue el sonido.
  2. La que opta bien por un cambio de calzado al llegar a las proximidades del animal, usando primero uno resistente y luego otro que permita "sentir" el terreno, bien por llegar incluso descalzarse.

Hay quien combina ambas, yo mismo opto por una bota de vadeo con suela de fieltro grueso:

Las botas de vadeo con suela de fieltro resultan ser un silencioso calzado ideal para recechar
Las botas de vadeo con suela de fieltro resultan ser un calzado sorprendentemente silencioso para recechar

 

Y, si lo considero oportuno en función del terreno y la situación, para el arrime final del rececho cambio a unas botas mocasin hechas por mi mismo con suela de piel natural de jabali con su pelo, extremadamente ligeras, sensitivas y silenciosas pero por desgracia sin la menor adherencia al terreno.

Botas mocasín caseras con suela de piel de jabalí
Detalle de la suela de piel de jabalí con pelo de mis botas mocasín caseras

 

En cualquier caso, decidamos calzarnos como decidamos calzarnos, hay un par de tecnicas de andadura que pueden resultar interesantes para cualquiera que afronte un rececho y que yo utilizo indistintamente en funcion del terreno y las circunstancias:

- La pisada india

La pisada india es una forma de hacer nuestra andadura más silenciosa.

Consiste simplemente en pisar con la parte externa del pie.

La menor superficie de contacto y, sobre todo, el hecho de que la suela "tome tierra" primero por su canto exterior y no de plano hace qué la pisada sea más sigilosa y, sobre todo, que suene diferente.

Además, colocar el pie en esa posición permite, si es necesario, hacer un ligero movimiento de barrido hacia afuera para despejar de hojarasca y ramitas la zona donde pondremos la planta del pie y prevenir cualquier crujido que nos pueda delatar.

- El paso adelantado

El paso adelantado es una técnica de ninjutsu para caminar en silencio y sigilosamente consistente en PISAR PRIMERO CON LA PARTE DELANTERA DEL PIE.

No es andar de puntillas, si no extender el pie bajándolo al suelo con la punta, no el talón, por delante y qué toque el suelo primero la puntera antes qué el talón.

La ventaja de esto es qué para hacerlo hay qué variar necesariamente la distribución del peso de nuestro cuerpo y eso contribuye a qué la andadura no resulte "familiar".

Por otra parte, al poner la puntera, bueno realmente los dedos y el metatarso, en el suelo la transferencia del peso de un pie a otro se realiza de una forma más progresiva qué si apoyamos el talón y por ello la cantidad de vibraciones qué se generan es mucho menor y el desplazamiento más "fluido" y silencioso.

Cómo es obvio, la andadura, tanto en el caso del paso adelantado cómo en el de la pisada india, ha de ser arrítmica e irregular:

Nada en la naturaleza, salvo los predadores en ocasiones y aún muchas veces ni estos, se mueve siempre libre de titubeos y vacilaciones... y nada nos delata más que un avance constante o qué sigue la misma dirección de forma permanente.

La cuestión es, más que buscar la forma de eliminar el ruido, aprender a "administrarlo"... y a dejarlo ir de una forma natural.

Lo qué quiero decir es qué hay qué romper ritmos... y generar ritmos nuevos.

No se.

Quizás me esté poniendo yo demasiado "Zen"... a ver si asi me explico mejor:

Cuando uno oye un caballo, vaya al paso qué vaya, sabe qué es un caballo, ¿no es asi?.

"Suena" a caballo. ¿Verdad?... pues nosotros también "sonamos" a humanos.

Pero es qué, además, si oimos un caballo al paso, al trote o al galope sabemos que es un caballo al paso, al trote o al galope.

Nosotros no sólo sonamos a humanos si no que cuando estamos cazando sonamos a HUMANOS CAZANDO y hay que evitar por todos los medios sonar a eso.

¿No habéis oido nunca el refrán ese de "Al leñador caza y al cazador leña"?

¿De donde creeis qué viene?

Los refranes nacen de la sabiduría popular y de la experiencia acumulada, es decir, siempre hay algo de realidad en ellos (bastante, mucha, diría yo en mi experiencia personal)... así qué... ¿porqué el "leñador" (y lo entrecomillo porqué ahí creo qué más bien se ha escogido el oficio buscando la rima: "al pastor caza y al cazador pasto", por ejemplo, no "da" tan bién) ve más caza (y mucho más de cerca) qué el cazador?.

Pues porqué no se mueve igual.

Un leñador, o un pastor, o alguien recolectando setas, etc no suena igual que un cazador.

No tiene la misma "tensión" ni las mismas cadencias.

No suena a humano cazando.

Otro factor importante, ademas de no sonar a humano cazando, es que nuestro sonido tenga deriva.

La deriva es un termino nautico asi que cabe en lo posible que si no navegas desconozcas su significado, explicado de una forma concisa la deriva es la diferencia entre el rumbo, la ruta, prevista y la efectiva o real.

Grafico donde se muestra la deriva del rumbo producida por la corriente
El efecto de la presión de la corriente (o el viento o la combinación de ambos) contra una embarcación produce la desviación de su rumbo denominada deriva

 

La deriva, navegando, la provoca el arrastre del viento, la corriente o, por lo general, una combinacion de ambos.

¿Qué sentido tiene pues hablar de la deriva en la caza?

Aparte de que nuestro proyectil, sea flecha o bala, puede sufrir deriva por el viento una vez efectuado el disparo, tema que trataremos en otro lugar, durante un rececho nuestro sonido DEBE de tener deriva para el animal.

Un observador situado en el punto rojo del gráfico anterior, al mirar como se desplaza la embarcación azúl sobre la linea roja, puede apreciar que tiene deriva y que no va exactamente en su dirección.

Todos hemos visto como los animales orientan las orejas en la direccion de la fuente de un sonido y si ese sonido se repite cada vez más proximo y no tiene deriva, si siempre proviene de la misma direccion, si no necesita mover las orejas para encararlo, el animal sabe que va directo a el.

Si el sonido tiene deriva, si ha de mover sus orejas para encararlo, lo que quiera que lo provoque no va en su dirección asi que no tiene porque huir, de hecho su instinto le impulsa más a quedarse quieto o moverse despacio que a huir.

Y si, ademas, la cadencia del sonido no es regular, carece de "intencionalidad", no parece tener un objetivo ni una premeditacion y, sobre todo, si no suena a humano cazando, el animal aún se traquiliza más y mucho más aún si ni siquiera suena a humano.

Así pues, durante el rececho no sólo hay que hacer el mínimo ruido posible si no que este debe ser arrítmico, no mostrar intencionalidad ni sonar a humano cazando y no dirigirse directamente al animal.

Otra causa de ruido es el provocado al desplazarnos entre la vegetación o maleza.

En mi experiencia, en vegetación hay qué hacer todos los movimientos "girando".

No se muy bien cómo explicarlo... pero si cómo enseñarlo:

Pantalón corto y a cruzar un aliagar.

La aliaga es un arbusto de un verde oscuro casi azulado poblado de flores amarillas y largas espinas muy abundantes y duras
La aliaga o aulaga es un arbusto leñoso mediterráneo de un profundo verde azulado con flores de un nítido amarillo y abundantes, largas, duras y afiladísimas espinas

 

Si lo haces bien, ni un pinchazo, ni un rasguño.

Si no... bueno... ya verás cómo haces lo imposible por hacerlo bien.

El "truco" reside en dar un giro al cuerpo o al miembro (pierna, brazo) qué avanza, de forma qué "reconduzca" la vegetación a una posición de menos resistencia abriendo camino.

También es importante el tipo de tejido de nuestra ropa porque no solo ha de protegernos y ser poco propenso a enganchones si no que debe producir el menor ruido posible al movernos y rozar con la vegetación.

Mi elección hasta la fecha recae, bien en una fibra polar de calidad, bien, si quiero extremar el camuflaje, en un traje tipo Ghillie a ser posible hecho con fibras naturales, de preferencia de yute (la fibra con la qué, junto con el cáñamo, se han hecho tradicionalmente los sacos de arpillera), porque aunque resultan ser bastante mas caros que los de fibras articiales tienen menos tendencia a enredarse en la maleza y en caso de vernos sorprendidos por la lluvia absorben menos humedad.

En los ghillie hay que buscar un balance entre la tendencia a enredarse en la maleza de las fibras más blandas y el ruido qué llegan a producir las fibras más duras y rígidas además de vigilar, como veremos después, su respuesta al ultravioleta.

 

El camuflaje

Los humanos tenemos una tendencia natural a escondernos detrás de algo pero la finalidad del camuflaje es romper la silueta y difuminar lo camuflado con el fondo que hay detrás.

Dicho con más claridad:

El camuflaje sirve para esconderse DELANTE, no detrás.

Es fundamental cobrar plena consciencia de eso tanto cuando escogemos nuestro camuflaje cómo cuando nos desplazamos sobre el terreno con el.

Lo primero que hay que entender sobre el camuflaje son tres cosas:

  1. Su primera y principal finalidad es romper la silueta
  2. Su segunda finalidad es mimetizarnos con lo que hay tras nosotros
  3. No existe ningún "camuflaje universal"

Vamos a ir punto por punto, esta vez por orden.

¿Porque debemos buscar que se rompa nuestra silueta?

La razón es muy simple:

Nuestra silueta nos identifica.

La inmensa mayoría de los animales de caza tienen amplios campos de visión periférica comparada con la humana.

Sectores de la visión humana: Fóveal, parafóveal y periférico
Sectores de la visión humana: Fóveal, parafóveal y periférico

 

 

En nuestro campo de visión hay tres zonas:

  1. La zona fóveal, con una amplitud de aproximadamente 1°, es donde centramos la visión de lo que queremos ver realmente bien.
  2. La zona parafóveal, de aproximadamente unos 20° alrededor de la zona fóveal, es la zona de visión tridimensional donde distinguimos perfectamente algo en torno a la zona de nuestro interés en la que hemos centrado la mirada.
  3. El resto es nuestro campo de visión periférico, en el mejor de los casos de unos 80° a un lado y otro de la zona de visión parafóveal, también tridimensional pero donde nos resulta mas difícil apreciar correctamente la profundidad y lo ubicado en ese campo de visión periférico lo "identificamos" por sus formas más que por sus volúmenes y detalles.

Con los animales pasa algo similar salvo por el "pequeño detalle" de que en lugar de los 80° a uno y otro lado de nuestro campo de visión parafóveal, en el caso de los animales por lo general este campo de visión periférico oscila desde los 120° por lado (un 50% más que nosotros y eso en el peor de los casos) hasta prácticamente los 150° por lado.

Campos de visión comparados de un humano y un ciervo
Comparación del campo de visión de un humano y un ciervo

 

Si sumamos los campos de visión periférica de ambos lados, mientras que en nuestro caso tenemos en total unos 160° de visión periférica (que más el campo de visión parafoveal y el campo de visión foveal, hace que tengamos aproximadamente (cambia de unos individuos a otros y, por lo general, es más amplia, del orden de un 10% más, en las mujeres y presumiblemente también en las hembras de las especies animales) como máximo en total 181° de campo de visión sobre un total de 360°, lo que nos deja con un campo ciego de unos 179° como mínimo), en el caso de los animales hablamos de entre 240° a 300° sobre un total de 360° donde los animales, al igual qué nosotros, aunque no perciben especialmente bien los detalles y la profundidad, si que se pueden alertar por las siluetas, los volúmenes y el movimiento que detecten en ellos.

De los restantes 120° a 60° una parte corresponderá a su campo de visión tridimensional (el fóveal y el parafóveal) en el centro de esos dos campos de visión periférica y cuya amplitud (ángulo) varía en función de la especie, y el resto a su campo ciego.

En la mayor parte de ese amplísimo campo de visión los animales no aprecian la profundidad ni los detalles, aunque si el movimiento, al igual que nosotros, por lo qué basan su tranquilidad en la percepción de las siluetas, de los perfiles, de su entorno y en vigilar que no varíen, por eso esconderse delante funciona siempre que nuestro camuflaje difumine y haga irreconocible nuestra silueta contra el fondo, especialmente nuestra cabeza y no quedemos iluminados de forma qué nos separemos de el, qué cobremos tridimensionalidad.

Así pues visualmente los animales se alertan por la variación de las siluetas de su entorno o la percepción de movimiento en su amplísimo campo de visión periférica o por reconocimiento de la silueta de un predador o la detección de sus ojos en su estrecho campo de visión foveal tridimensional.

En consecuencia, conseguir alterar nuestra silueta y hacerla irreconocible al menos a primera vista nos brinda una gran ventaja y nos facilita la aproximación durante el rececho.

El camuflaje consigue alterar la percepción de nuestra silueta de dos formas:

  1. Combinando zonas mas claras con zonas mas oscuras
  2. Adicionando elementos que la distorsionan

El ejemplo mas significativo de los camuflajes que explotan el claroscuro para romper la silueta es el ASAT®:

Camufleja ASAT®
Camuflaje ASAT®

 

Con una elección de la coloración contrastada de tal forma que nos hace desaparecer por completo en el entorno incluso a ojos humanos:

Comparativa de camuflajes Realtree® y ASAT® a 13 yardas (11,7 m). El cazador que viste ASAT® esta encerrado en un circulo, el que viste Realtree® en el suelo
Comparativa de camuflajes Realtree® y ASAT® a 13 yardas (11,7 m).

 

En la imagen el cazador que vemos en el suelo viste un camo Realtree® claro mientras que el que esta en el árbol (rodeado por un circulo) viste ASAT®.

A nuestros ojos hay camuflajes que no parecen nada efectivos, como los qué incorporan el naranja de seguridad, altamente visible para nuestra visión tricromatica.

Camuflaje de seguridad con tonos naranjas muy visible para nosotros
El camuflaje de seguridad con sus tonos naranja nos hace visibles a otros cazadores

 

Pero para apreciar lo bien que trabaja un diseño concreto de camuflaje rompiendo la silueta es mejor verlo como ven la inmensa mayoría de los animales, en sólo dos colores...

Visión bicolor animal simulada eliminando un canal RGB
La imagen anterior vista en una visión bicromática animal simulada eliminando uno de los canales RGB de la imagen

 

...o, en su defecto, en blanco y negro:

Como se ve un camuflaje en blanco y negro
Una forma mas simple, aunque no tan ajustada, de comprobar lo efectivo que puede ser nuestro camuflaje es verlo en blanco y negro contra el entorno donde lo vamos a utilizar

 

Obviamente los camuflajes de seguridad también se encuentran en diseños "planos":

Camuflaje naranja de seguridad en un diseño plano, sin volúmenes
Camuflaje naranja de seguridad en un diseño plano, sin volúmenes

 

...y, aunque para nosotros se ven muchísimo, para los animales con su visión bicolor no.

La otra forma de romper una silueta durante un rececho es deformándola mediante la adición de elementos que sobresalen de la misma.

Camuflaje mejorado con la adición de elementos naturales que deforman la silueta
Camuflaje realizado con la adición de materiales naturales del entorno

 

Esta opción que a nuestros ojos es muy eficaz para algunos animales no resulta serlo tanto, cómo por ejemplo en el caso de los ciervos y otros herbívoros, porque ven una parte del espectro en la zona del ultravioleta que les permite reconocer la frescura de la vegetación y detectar que todo lo que nos hemos añadido algún tiempo antes esta muerto por lo que si optas por esto recuerda renovar y refrescar esas adiciones cómo máximo cada hora y mejor aún cada vez que tengas la oportunidad de hacerlo durante el rececho.

Es por eso qué si en alguna ocasión los has observado ramonear no van pastando "a tajo" si no que comen un poco aquí, otro poco allá y así, escogiendo de forma muy selectiva los bocados más apetecibles, frescos y madurados en su punto, dado que los distinguen a la perfección entre todo lo que a nosotros nos parece pasto exactamente igual.

En camuflaje los diseños prefabricados de ese tipo se denominan GHILLIES y existe una gran variedad de tonalidades que los hacen adecuados para el rececho en cualquier entorno:

Variedad de tonalidades de camuflaje en los guillies
Un ejemplo de la multitud de tonalidades disponibles en los ghillies

 

Hay que ser conscientes de que la adecuada elección de la coloración de nuestro camuflaje nos va a hacer materialmente invisibles al ojo humano durante el rececho:

La elección de la coloración adecuada al entorno nos hace casi invisibles al ojo humano
La elección de los tonos adecuados al entorno nos hace desaparecer en el

 

Mientras que un adecuado contraste qué nos hace prácticamente invisibles a ojos de los animales:

La visión bicolor de los animales les dificulta ver determinados camuflajes
La visión bicromática animal simulada eliminando un canal RGB de la fotografía nos permite hacernos una idea de cómo lo verían algunos animales

 

Aunque optemos porque no incorpore el naranja de seguridad nos permite ser lo bastante visibles para los humanos:

La elección adecuada del camuflaje nos permite ser bastante visibles para los humanos
Mientras que nosotros con nuestra visión tricromática lo vemos así

 

En una próxima entrega trataremos sobre como ven los animales y entraremos en su mundo de claroscuros, por lo general en amarillos y tostados, porque hemos de comprender como ven los animales y como vemos nosotros para adquirir la certeza de que:

 

EL CAMUFLAJE QUE PARA NOSOTROS FUNCIONA NO SIEMPRE SIRVE PARA LOS ANIMALES Y VICEVERSA.

 

Dicho esto lo siguiente que trataremos es el mimetismo contra el fondo tras nosotros.

Un buen camuflaje nos permite ESCONDERNOS DELANTE, es decir nos mimetiza con lo que tenemos detrás.

Esto es importante tenerlo en cuenta tanto durante el rececho como en cualquier tipo de caza en espera puesto que, por ejemplo, un pato en vuelo nos va a ver contra el suelo o contra la lámina de agua mientras que un conejo normalmente nos va a ver contra el cielo a menos que lo tengamos muy en cuenta y busquemos situarnos con algo detrás.

Esro tambien sucede durante el rececho a caza mayor y por lo tanto debemos tener en cuenta al desplazarnos en los arrimes de los recechos y sobre todo al ocupar los puestos en cebaderos y otros apostaderos, especialmente si son en alto y en arboles de hoja caduca, que es lo que queda detrás nuestro DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL ANIMAL

Un camuflaje diseñado para mimetizaenos a nivel del suelo no siempre resulta see lo mas conveniente para realizar esperas en alto
Este camuflaje que puede ser perfectamente adecuado a nivel del suelo en altura delata completamente al cazador

 

Ese cazador con un camuflaje diseñado para mimetizarse a nivel de suelo entre la foresta, resulta mucho mas visible contra el cielo y las ramas desnudas que si, por ejemplo, vistiera un camuflaje tipo ghillie con hojas de tonos mucho más contrastados:

En las esperas en árbol un camuflaje muy contrastado puede funcionar muy bien
En las esperas en alto aun en zonas muy cerradas los camuflajes en tonos claros y oscuros muy contrastados suelen funcionar mejor, aún durante la noche

 

Pese a ser mucho mas visible para el ojo humano, para la visión bicolor de los animales resulta todo lo contrario:

Para los animales ese camuflaje tan poco contrastado contra el cielo es un bulto oscuro y a todas luces sospechoso mientras que este último no es mas que un espacio vacío enmarañado de ramitas.

La opción "mas arriesgada" es optar por un camuflaje que nos mimetice contra el tronco si este tiene suficiente volumen:

Los camuflajes menos contrastados funcionan bien contra gruesos troncos
Los camuflajes que imitan la corteza de algunos árboles, aunque son más eficaces a nivel de suelo, pueden desempeñarse bien si en altura los troncos son suficientemente gruesos

 

El arquero de la imagen viste camuflaje Treebark® (arbol-corteza literalmente).

Este camuflaje fue el que inició la revolucionaria aparición de los diseños de camuflaje específicos y sigue funcionando muy bien contra troncos, en especial de pino:

El diseño de camuflaje denominado Treebark® marcó el inicio de la revolución de los camuflajes de caza
El Treebark® inicio la revolución de los camuflajes específicos para caza

 

Su competencia inmediata fue el Realtree®, también diseñado para mimetizarse contra los troncos de árbol pero mas adaptado a los arboles de cortezas lisas cómo robles, cipreses y similares:

Revolución que continuo con el Realtree®
Revolución que continuó con el Realtree®

 

Ambas marcas ofrecen a día de hoy diseños evolucionados que incorporan ramas y hojas de diferentes especies aunque como son diseños norteamericanos por lo general corresponden a la flora mayoritaria en su zona, normalmente robles y arces y más ocasionalmente piceas, aunque el diseño de camuflaje de invierno de Treebark® resulta muy adecuado para las esperas en alto:

El Treebark APS®, un diseño de camuflaje de invierno, también resulta muy adecuado para las esperas en alto
El Treebark APS® es un diseño de camuflaje de invierno que resulta muy adecuado para las esperas en árbol en invierno aun si no hay nieve presente

 

Uno de los pocos en los que los motivos son piceas y formas arbustivas es el OpenCountry®:

Uno de los pocos diseños que incorporan piceas es el OpenCountry®
Uno de los pocos diseños que incorporan formas arbustivas y tipo pícea es el OpenCountry®

 

Luego, tipos de vegetación aparte, están los camuflajes de tipo climático, siendo uno de los mas conocidos el Desert Storm®...

También existen los camuflajes climáticos como el Desert Storm®
El Desert Storm® del ejercito estadounidense abrió el paso a la difusión de los camuflajes climáticos

 

...y el Snowcamo®

Así como el ca!muflaje de invierno SnowCamo®
Aunque los camuflajes de invierno cómo el moderno SnowCamo® ya venían existiendo desde antes de la Segunda Guerra Mundial

 

...algunos de cuyos diseños resultan especialmente interesantes para realizar esperas en puestos elevados ...incluso cuando no hay nieve presente:

Camuflajes para nieve que son muy aptos para las esperas en arboles de hoja caduca aunque no haya presencia de nieve
Camuflajes altamente contrastados pensados para la nieve se desempeñan muy bien en las esperas en alto aún no habiendo nieve presente

 

Resumiendo, hay centenares de diseños de camuflaje multiplicados por sus variaciones climaticas o estacionales.

Para su elección debemos de pensar sobre todo en lo que vamos a tener DETRAS en la mayoría de las ocasiones en las que nos mire el animal y no olvidar que su visión es básicamente BICOLOR por lo que LOS CONTRASTES DE CLAROSCURO SON FUNDAMENTALES.

Tampoco debemos de olvidar que se nos ve menos cuando estamos en las sombras y que si nos ocultamos detrás de algo AL ASOMAR PARA VER ROMPEMOS SU SILUETA.

Los animales no memorizan los detalles de su entorno, recordemos que en su gran campo de visión la zona sensible al detalle es comparativamente minúscula, así que LO QUE MEMORIZAN SON LOS PERFILES de su entorno y romperlos es alertarlos de inmediato.

Se que la sensación de estar completamente a la vista delante de un arbusto o incluso un simple terraplén es de exposición absoluta pero si has hecho una elección correcta de tu camuflaje en funcion del entorno no vas a ser visto aunque te sientas expuesto.

Incluso sin ningún tono de verde en su diseño este ASAT® hace desaparecer al cazador casi por completo en la maleza
Aún sin tener la menor traza de verde en su diseño el ASAT® es tan eficaz rompiendo la silueta que funciona incluso en plena foresta

 

Por último, hablando del camuflaje, hay que tener muy claro que NO EXISTE NINGUN CAMUFLAJE UNIVERSAL cómo ha quedado bastante claro al dar un repaso rápido como hemos hecho a diferentes camuflajes y sus razones de ser.

Esto es importante porque, a menos de que dispongamos de una cartera bien abultada (y además utilizable, qué por desgracia no siempre es así y suele surgir algo que "va antes") hemos de encontrar una estrategia que nos permita disponer de varios equipos diferentes.

Cada uno debe armar la suya pero yo te voy a comentar la que finalmente, en base a la experiencia acumulada y mis posibilidades, he adoptado yo:

Tres trajes ghillie en camuflajes diferentes, dos escogidos entre estos cuatro tonos o diseños básicos:

Ghillies en coloraciones básicas
Las cuatro tonalidades más básicas de camuflajes ghillie

 

...y uno de este tipo para nieve y, sobre todo, para las esperas en alto:

Y uno para nieve y esperas en alto
Y uno blanco con acentos negros para nieve y esperas en alto

 

Aunque existen literalmente cientos de tonalidades y combinaciones de texturas y materiales donde escoger las dos o tres más adecuadas a los entornos donde nos solemos mover.

Existen Ghillies literalmente de cientos de tonalidades
Una muestra de ghillies con 30 tonalidades diferentes

 

La gran ventaja es que ese tipo de trajes suele estar diseñado para ser vestido sobre cualquier prenda.

Son una fina tela tipo malla (red) con una serie de tiras más solidas cosidas a las cuales van los "pelos" u "hojas" que forman el diseño real del camuflaje, así que son utilizables desde lo mas tórrido del verano a lo más crudo del invierno.

Los ghillies se los puede confeccionar uno mismo: son unas prendas de malla con algunas zonas mas resistentes donde se cosen o atan los diferentes hilos que los componen
Ademas, siempre existe la posibilidad de confeccionar o modificar tu propio ghillie por ti mismo

 

Donde yo los suelo comprar son de una cálidad aceptable y cuestan unos 60€ la unidad (precios de 2.019) pero, de proveedores asiáticos, los he visto adquiridos por amigos por la mitad de ese precio y de una calidad razonable (por menos de 90€ los tres equipos completos) y si uno es medianamente hábil o tiene a quien lo sea es posible crearlos uno mismo por una fracción de ese precio.

Hay multitud de kits con juegos de hilos de diferentes tonalidades e incluso malla de red para coserla sobre cualquier prenda y transformarla en un ghillie
Hay multitud de juegos con los materiales necesarios para cada tonalidad si no tenemos la certeza de cuales precisamos

 

Algunos de esos juegos incluyen incluso mallas de red para coserlas sobre cualquier prenda que deseemos transformar en un ghillie.

Para localizar los diferentes materiales y accesorios se ha de buscar bajo el epígrafe "DIY GHILLIE SUIT" (DIY son las siglas en inglés de "Do It Yourself" hagaselo usted mismo)

Para utilizar bajo ellos y tambien independientemente en las zonas donde el tipo de vegetacion hace que avanzar con los guillies resulte complicado por los enganchones, he adquirido dos equipos de fibra polar de diferente gramaje, uno ligero para entretiempo y otro pesado para invierno en camo adecuado a los entornos en los que me suelo mover con un costo similar cada uno al de los tres guillies juntos.

En los equipos de fibra polar si que no es aconsejable escatimar y es preferible escoger los de mejor calidad que nos podamos permitir:

No solo son mas duraderos si no que, además, su diseño de camuflaje no se "emborrona" como sucede en los de menos calidad y nos mantienen calientes incluso empapados de lluvia (y puedo dar buena fe de ello: en una ocasión acabe una espera en pleno invierno en la que llovió de tal modo que cuando llegue a cubierto tras aguantar varias horas lo mas seco que tenia era la lengua y, aun así y todo, permanecí caliente).

Mi conclusión es que invertir en caras ropas excelentemente aisladas para el invierno esta muy bien si dispones del dinero para pagar y del sitio para guardar varios juegos de ellas pero al menos en mi caso, una persona con una economía normal aunque bastante discreta, resulta si no fuera de mi alcance al menos inconveniente:

Por el costo de una de ellas acá (sólo un buen chaquetón ya cuesta unos 200-250€ como mínimo) tengo todo un surtido de guillies a mi disposición que ni abultan ni pesan mucho lo que me permite llevarme durante los arrimes en mi pequeña mochila uno o dos juegos diferentes extra y cambiarme en un instante (las perneras de los pantalones se abren casi hasta la cintura) sobre el terreno sin ni siquiera tener que quitarme las botas.

Recuerda la premisa:

En camuflaje el "todoterreno" no existe y, en consecuencia disponer de un único camuflaje nos limita y nos resta efectividad así que acorde a las posibilidades de cada cual hay que disponer de la mayor variación posible.

Un ultimo consejo:

Usa siempre una linterna de luz ultravioleta para comprobar que la ropa y accesorios que adquieres no brillan bajo ese tipo de luz porque algunos animales, aunque solo vean en dos colores, ven una mayor parte del espectro luminoso que nosotros y para ellos esas prendas "brillan".

 

El viento y el olor

Observamos el viento porque debemos evitar que lleve nuestro olor al animal.

Hay quien usa polvos de talco o incluso humo de cigarrillo, yo el talco lo compro de laboratorio, sin ningun aditivo ni olor, y tambien fumo, pero prefiero otros recursos como las semillas del diente de león (la flor-semilla del Taraxacum officinale, achicoria amarga o radicheta)...

La flor del diente de león
Las flores del diente de león

 

...las inforescencias de los alamos o chopos (populus alba, nigra o tremula)...

Inflorescencias de los chopos
Inflorescencias en un chopo

 

...o mucho mejor, las de los "puros" de las espadañas, gladios, aneas, eneas o totoras (plantas del genero Typha) deshechos porque todas ellas estan diseñadas por la evolucion para volar lejos arrastradas por el viento y pueden ser observadas a mayor distancia que una pizca de polvos de talco o una nubecilla de humo disipandose en el aire.

Los "puros" de las eneas
"Puros" de espadañas

 

Tambien hay quien cuelga de su arco una lanilla o un fino hilo del qué, en ocasiones, se hace pender una pluma, yo prefiero un finisimo hilo de seda o, mejor, de espuma de polietileno, una de esas nuevas fibras artificiales super resistentes que se usan en las modernas lineas de pesca por su ligereza y porque no absorven humedad y, en cuanto a la pluma, lo mas ligero y volatil es un buen pellizco de fibras de una pluma de marabú o, si cazas en ambientes humedos o en climas donde te puede sorprender la lluvia o la niebla, lo que los pescadores de mosca conocen como CDC, "cul de canard", culo de pato, o de oca, o fibras de plumon de cualquier ave acuatica porque repelen el agua de una forma natural.

Unas plumas muy ligeras, relativamente sencillas de conseguir y dotadas de aceites naturales que repelen la humedad son el plumon de culo de pato utilizado para confeccionar moscas de pesca denominado "cul de canar"
Un tipo de pluma muy ligero, bastante sencillo de conseguir en multitud de colores porque se usa para confeccionar moscas de pesca y dotado de aceites naturales que le protegen de la.humedad es la conocida como CDC, "cul de canard", culo de pato

 

Un aspecto que los cazadores con arma de fuego no sólo no suelen considerar si no que normalmente hasta desconocen por completo o simplemente incluyen en esa especie de ignoto "cajón de sastre" denominado "revocos" que excusa todas las veces que una pieza nos detecta sin que realmente sepamos porqué, son los microvientos o microbrisas.

Con los microvientos o microbrisas recechando en muy corto puede ocurrirnos lo que a la caída de la tarde si planteamos una ruta de aproximación qué nos haga pasar por una cota más alta qué la posición de la pieza o qué nos interponga entre la pieza y una cumbre generadora:

Qué un viento catabático (del griego katabatikos: "bajando colinas") lleve nuestro olor a la pieza y nos juegue una mala pasada.

El viento catabatico baja las laderas a la caída de la tarde
El viento catabático, frío y pesado, desciende de las cumbres a los valles cuando el aire más caliente de estos asciende en vertical dejando tras de si una zona de baja presión

 

Acabo de citar el viento catabático, así qué mejor explicarlo. La wikipedia al respecto nos dice:

Un viento catabático (del griego katabatikos: "bajando colinas") es un viento que sopla con componente descendente (hacia abajo), geográficamente hablando, en serranías, montañas o glaciares. Estos vientos, particularmente cuando afectan grandes regiones, se llaman vientos de otoño. Pueden soplar a más de 100 Km/h.

Una distinción se hace entre los vientos que se calientan más que el entorno (Föhn o regionales, viento Chinook, viento de Santa Ana, viento Berg o viento del Diablo, viento Zonda), de aquellos que se enfrían (viento Mistral en el Mediterráneo, el viento Bora (o Bura) en el mar Adriático u Oroshi en Japón). El término viento catabático se usa para el viento enfriado.

El viento catabático se origina en un enfriamiento, radiativamente o a través de movimientos verticales, de aire en el punto más alto de una montaña, glaciar o cerro. Como la densidad del aire se incrementa con el descenso de la temperatura, el aire fluirá hacia abajo, calentándose por proceso adiabático al ir descendiendo pero sigue permaneciendo relativamente frío.

Los vientos fríos catabáticos se producen a primeras horas de la noche cuando la radiación solar cesa y el suelo se enfría por emisión de radiación infrarroja. El aire frío de una borrasca puede contribuir al efecto.

Así pues, debemos vigilar qué nuestra posición no se encuentre a la caída de la tarde o a la puesta del sol en el camino de ninguna brisa catabática qué pueda fluir en dirección a la pieza.

En oposición a los vientos catabáticos encontramos los vientos anabáticos que son los que recechando nos pueden jugar esa misma mala pasada durante las mañanas. ¿Vemos qué nos dice la wikipedia al respecto?:

Un viento anabático (del griego anabatos, forma verbal de anabainein moviéndose hacia arriba) es un viento que sopla ascendentemente por una pendiente montañosa. Se la conoce también por "brisa de valle". Vientos que ocurren durante el día, con tiempo soleado en calma. Una elevación ó montaña con calor de transferencia ó radiatividad, calentado por el sol, que hace mover el aire circundante; y como el aire del valle no se calienta como el del alto, entonces se produce un viento húmedo y fresco que se eleva por una ladera y que a su paso se condensa provocando la formación de nubes de tipo lenticular en la cima. Es un fenómeno de convección. Se crea una región de más baja presión, que hace que el aire fluya hacia esa región, causando viento.

Así pues, si a la caída de la tarde hemos de preocuparnos por los vientos catabaticos, de amanecida y a primeras horas de la mañana hemos de preocuparnos por los vientos anabáticos en relación con la posición de la pieza.

En oposición esta el viento anabatico
El viento anabatico asciende por la mañana porque las cumbres reciben el sol antes que los valles y el aire en ellas se calienta y asciende, creando un vacío, una bajada de presión que el aire de las zonas bajas, más frío, intenta rellenar trepando por las laderas

 

¡¡¡PERO ATENCIÓN!!!

A NIVEL DE MICROBRISAS ESTO NO ES ASÍ.

A nivel mucho más localizado, microvientos, bueno, más propiamente hablando, microbrisas catabáticas y anabáticas se generan desde cualquier sitio más frío y fluyen en dirección a los puntos más calientes de su entorno porque el aire en ellos, más caliente también, asciende creando un vacío, una microzona de baja presión.

¿Vemos un ejemplo?

En el interior de la vegetación muy espesa, verdaderamente densa, por ejemplo una gran sabina, un pimpollo o la copa muy cerrada de un árbol, la humedad ambiente es más alta qué fuera de la misma... ¡¡¡Y LA TEMPERATURA TAMBIÉN!!!

Pero esto NO SIEMPRE ES ASÍ, ya qué si la vegetación no es muy espesa se produce el efecto contrario y lo qué nos encontramos es con un “bloque” de aire más fresco qué su entorno, y lo mismo sucede en las sombras y en las zonas húmedas y ese aire más fresco “correrá” cuesta abajo o incluso cuesta arriba, quizás de manera por completo imperceptible para nosotros PERO ARRASTRANDO CON EL NUESTRO OLOR, a poco qué en la zona baja o alta haya algún punto qué esté más caliente y haga qué el aire ascienda en esa zona creando un vacío parcial, una baja presión, que debe ser compensada e igualada.

Es decir, cuando la temperatura desciende alrededor de esa vegetación ese aire más caliente y húmedo asciende creando un vacio, una microzona de baja presión, y el aire más frío de alrededor acude a ocupar su lugar y equilibrar la presión mientras que cuando la temperatura asciende en torno a esa vegetación creando un vacío parcial, una bajada de presión localizada, el aire más frío y húmedo de dentro de la humbria se desplaza para ocupar ese espacio.

Eso mismo sucede sobre los cuerpos de agua (lagos, abrevaderos, charcos, arroyos, etc...) si han estado iluminados y calentados por el sol, ya qué el agua tiene una mayor inercia térmica, manteniéndose caliente cuando todo el entorno se enfria y por radiatividad transfiere su calor al aire en contacto con la misma, qué se calienta y asciende dejando un vacío que ha de ser ocupado por el aire más frío de su alrededor, lo qué genera microbrisas anabáticas (y retazos de niebla sobre la superficie del agua, lo que es una clara señal de que esta ocurriendo) qué hemos de procurar evitar tanto cómo las catabáticas que se generan cuando el agua esta fría.

Este efecto es sobradamente conocido en las zonas costeras donde las brisas de tierra y de mar se suceden día tras día a menos que bajadas y subidas de presión atmosférica de mayor entidad (borrascas y anticiclones) impongan su mayor intensidad.

Y el viento inverso cuando el agua esta fria
Cuando el agua esta caliente transfiere temperatura al aire sobre ella que asciende lo que deja espacio que ocupa el aire mas frio de las riberas

 

Brisas anabaticas surgen de la vegetación y los cuerpos y cursos de agua cuando baja la temperatura
Los cuerpos de agua fria roban temperatura al aire sobre ella y cuando la tierra y el aire sobre ella se calientan y este asciende ese aire enfriado sobre el agua sube por las riberas para ocupar su lugar

 

Las microbrisas o microvientos provocados por puntos calientes localizados no suelen tener largos recorridos, no son vientos o brisas que recorren kilómetros y kilómetros si no pequeñas y en ocasiones incluso imperceptibles corrientes de aire que recorren unas pocas decenas de metros, raramente mas de un centenar.

Para un cazador con arma de fuego, salvo las de mas recorrido, no suelen ser relevantes, y normalmente la mayoría de ellos ni saben ni sabrán que existen y si las sufren las achacan a los revocos pero cuando un cazador con arco ya esta a cincuenta metros o menos de una pieza si qué pueden jugar un papel fundamental y por eso hay que estar muy pendientes de ellas cuando vamos acortando cada vez más y más la distancia en el arrime final.

 

Epílogo

Pese a la extensión hay muchas cosas que no se han comentado, como el uso de "pads" con aromas enmascaradores colgando de nuestros hombros para cubrir los "vientos altos" y en los camales de nuestros pantalones para los "vientos bajos", o el uso de prendas que se haya procurado qué queden impregnadas con el mínimo de olores, o con "olor a monte", por no hablar de las prendas técnicas de carbón activado específicamente diseñadas para bloquear el olor, la forma en que ven exactamente los animales, los problemas de los brillos bajo luz ultravioleta de determinadas fibras artificiales, etc de las que hablaremos en futuras entregas sobre cada tema especifico de los comentados aquí.