El sinsentido de ser contrarios a la reunificación

Enviado por Sombra el Dom, 06/10/2019 - 01:10

¡Compartelo!

El sinsentido de ser contrarios a la reunificación

Motivos para oponerse a la reunificación de todas las Españas puede haber muchos y muy variados, desde un odio visceral a todo lo que es España o a algunos otros con quienes de reunificarnos sería forzoso tratar pese a en el pasado haber tenido con ellos diferencias que incluso han llegado a guerras, hasta todas las mentiras que le vienen contando desde qué usted tiene uso de razón y qué en los artículos qué multitud de autores, investigadores, historiadores y estudiosos le ofrecemos en esta Semana de la Hispanidad puede comprobar que son falsedades y manipulaciones.

Pero por lo general lo que más va a oír y más se va a sentir inclinado a creer es que usted y los suyos serán más pobres e incluso que van a ser robados por esa Gran España de todas las Españas Unidas por la qué muchos y cada vez más trabajamos y a la que usted, todos, se deberían sumar.

Y luego el tema "político" de pasar de ser una República a ser un Reino... o de un Reino a una República.

¿Le parece si imparcialmente y con ejemplos vemos esas objeciones una por una?

 

Pobreza versus Riqueza

No le voy a marear demasiado porque esto se entiende mucho mejor con un ejemplo muy sencillo.

Imagine que vive usted rodeado de un kilómetro cuadrado de tierra donde, además de los vegetales que precisa, cria gallinas que le surten de huevos y carne, ovejas que le proporcionan lana, leche, cuero y carne y cerdos, chanchos, que le proporcionan carne, embutidos, etc...

Al lado, su vecino tiene cien veces más tierra que usted pero no le gusta cuidar de pollos y gallinas, es alérgico a las plumas así que no las cría, en lugar de ovejas tiene vacas y, por lo demás hace lo mismo que usted sólo qué, como le sobra tierra, también cultiva cebada y vides y con la cebada fabrica cerveza y whisky y con las vides produce, además de uva, vino, vinagre, coñac o brandi, cava o champagne, y una serié de bebidas espirituosas derivadas del alcohol del vino y de la cebada.

Mañana su vecino y usted quieren comer pescado y los dos deben obtenerlo, pero resulta que el otro vecino que tiene una piscifactoría o un barco de pesca, en su tierra que no es mucho más grande que la de usted, cría y cultiva lo mismo que usted, así que se va a encontrar con el problema de que no puede ofrecerle nada a cambio de su pescado mientras que su vecino, con mucha más tierra y variedad, le podrá ofrecer algo de lo que tenga excedente y conseguir todo el pescado que desee y, además, a cambio de algo que no le hace falta y que a lo mejor incluso se le iba a estropear de tener que mantenerlo almacenado porque no podía darle salida a toda su producción.

Por suerte, dirá usted, cómo su vecino no cría gallinas y ha de obtener de usted huevos y pollo si es que quiere comerlos, que vamos a suponer que si, usted va a poder proponerle que le compre pescado de más a su vecino pescador y que luego le ofrezca a usted ese pescado extra a cambio de sus pollos y huevos.

Si su vecino es un trozo de pan y un alma de Dios será justo, le cambiará al pescador lo que sea por más peces y se los cambiara a usted por pollos y huevos de una forma equitativa.

Pero quizás su vecino puede pensar que usted le ha estado intercambiando los pollos y los huevos por más de lo que él considera justo o, simplemente, quiere obtener un beneficio de la transacción y usted con toda seguridad va a acabar dando por el pescado bastante más del valor de lo que dio él.

¿Se ve claro quien es más rico y vive mejor, no?

¿Y quien rentabiliza más y mejor lo que produce?

¿Y quien puede producir más y más variado?

Ahora venga usted y expliqueme de donde saca que en un "país" más pequeño, desgajado de uno mayor, se va a vivir mejor y sus habitantes van a ser más ricos.

Quien le este vendiendo esa "burra" es un gran tratante de ganado y debería acudir a él cuando quiera vender usted algo, pero jamás "comprarle" nada y menos aún fantasías así.

Además la historia ya le ha dado la prueba porque ninguno de los territorios que se segregaron de España y se constituyeron en países ha sido jamás tan rico ni poderoso cómo cuando era una España más junto a las demás Españas.

Y tampoco las personas que viven en esos países, en general, han sido ni más ricos, ni más felices ni más importantes.

Algunos si, algunos, empezando por esos autotitulados "libertadores" si que han sido más ricos y han vivido mejor, pero ha sido a costa de todos los demás y de robar las riquezas del país apropiándose de cosas que jamás fueron suyas.

A más pequeño sea su país, más caro le va a salir todo y peor va a vivir usted.

El único caso en el que eso no se cumple es cuando usted produce u ofrece algo que todos los demás paises quieren, excepto, claro está, que algún político corrupto controle ese recurso, lo ponga en manos extranjeras a cambio de una lucrativa comisión y le deje a usted con dos palmos de narices y más, muchísimo más pobre de lo que podría ser.

¿Le suena familiar?

¿Conoce algún caso así?

Pues eso.

Y no nos hemos metido en profundidades macroeconómicas, ni sinergias ni balanzas de pagos, ni deuda externa, ni inversión en infraestructuras, ni servicios sociales ni nada de nada en realidad.

Pero también podemos poner un ejemplo sencillo sobre eso, mire...

En su vecindario tan sólo están ustedes tres, usted, su vecino con más tierra y vacas y su otro vecino pescador.

Deciden que necesitan un aeropuerto para poder viajar y enviar a otros por vía aérea sus productos.

Ese aeropuerto va a tener unos costos de construcción, equipamiento y personal que van a tener que sufragar entre los tres, no vamos a entrar en como se van a repartir ese gasto ni en si entre los tres van a poder disponer de todo lo que vale eso o se van a tener que endeudar y pagar luego intereses, ya qué imaginó que no hace falta y usted entiende que todo eso seguramente sera así.

Un poco más allá hay otro vecindario donde, en lugar de tres, son treinta vecinos.

También deciden hacer un aeropuerto pero como son más deciden hacerlo más grande y mejor que el suyo, digamos que cinco veces mayor y, como es logico, cinco veces mas caro, así que si el aeropuerto de usted y sus dos vecinos les cuesta 30 y cada uno ha de pagar 10 por el y requiere para funcionar de 3 personas que cobran 1 por mes que han de pagar ustedes tres, ellos por su aeropuerto van a pagar 150 y van a contratar 10 personas para ocuparse de el a las qué, además, les van a pagar 1,5, un 50% más que ustedes tres a los suyos.

150 entre 30 vecinos representa que cada uno va a tener que pagar solo 5 por su aeropuerto, no 10 cómo usted y sus otros dos vecinos, a los que el aeropuerto les va a salir a salir por el doble.

Sus tres empleados van a estar bastante descontentos cobrando sólo 1 por mes cuando averigüen que los del otro aeropuerto cobran un 50% más, 1,5 por mes y, desde luego, los que sean mejores en su trabajo en cuanto les surja la oportunidad se van a ir a trabajar en el otro aeropuerto más grande y a ganar más.

Por otro lado, ellos por su parte cada mes tendrán que pagar el sueldo de las 10 personas que lo llevan, es decir, 1,5 x 10 = 15 que, repartido entre los 30 que son les sale a 0,5, la mitad que el 1 que le toca pagar a usted y cada uno de sus otros dos vecinos cada mes.

¿Cree que los inconvenientes se les acaban ahí?

Esta usted equivocado.

El mejor servicio y la mayor amplitud del otro aeropuerto va a hacer que las compañías aéreas prefieran aterrizar allí, entre otras cosas porque tienen más personal para cargar y descargar, y lo hacen más rápido y mejor cosa que, además, hacen unos empleados mucho más motivados que los de ustedes tres porque están más satisfechos con lo que ganan y, además, saben que si pierden su empleo tendrán que ir a trabajar con ustedes ganando menos y eso si tienen la suerte de que ustedes necesiten a alguien más... y se lo puedan permitir.

Además, en ese otro aeropuerto ofrecen mercancías más productores y, por lo tanto, hay más variedad y cantidad de productos, entre ellos con seguridad todos o casi todos los que ustedes tres ofrecen así qué, cómo no tienen demasiado interés en acudir a su triste y pequeño aeropuerto, a buen seguro les van a incrementar las tarifas de transporte y kilo por kilo sus productos van a empezar a ser menos competitivos porque van a ser más caros o ustedes tres van a tener que vender más barato y obtener menores beneficios.

En fin...

¿Se le ocurre algún inconveniente más?

¿No?

A mi le aseguro que si y a cualquiera con dos dedos de frente también.

 

Los problemas de "casa" se resuelven en "casa"

A usted, a buen seguro, no le gustaría que los problemas de su familia se ventilasen en público y menos aún que alguien de fuera de su familia "mediase" en ellos apoyando a alguno de sus miembros en perjuicio de otros o incluso de ellos mismos.

El ejemplo más claro es el del hijo o la hija adolescente que se siente oprimida y tratada injustamente o que piensa que usted no le da el dinero que necesita para hacer lo que quiere hacer o comprarse lo que se quiere comprar.

O, incluso, ¿porque no? algo que de verdad necesita y que usted quisiera que tuviera pero qué, por las circunstancias de la vida, usted no se puede permitir o al menos no en ese momento.

Y no digamos nada si otro miembro de la familia necesita algo con más urgencia y usted haciendo un tremendo esfuerzo va y si se lo da.

Si es usted padre o madre de familia no le tengo que explicar el drama que se va a montar, aunque quizás por suerte jamas lo haya sufrido, seguro qué lo conoce bien.

Imagine ahora qué alguien ajeno a su familia se acerca a ese hijo o a esa hija y le propone, le sugiere algo, que le va a permitir disponer del dinero que necesita o quiere para conseguir lo que desea.

Con suerte sera alguien honesto y le ofrecerá algo honrado pero tanto usted como yo sabemos que la gente así de buena no abunda y que incluso es muy posible qué aun tratandose de alguien muy bien intencionado que simplemente le ofrezca trabajar en algo honrado el tiempo que dedique a eso va a ir en detrimento de sus estudios o de cualquier otra de sus obligaciones y a la larga le va a perjudicar.

No hablemos ya de si lo envuelve en algo ilegal, como el trafico de drogas o si simplemente es un prestamista que le deja el dinero pero luego se ve obligado a devolverle muchísimo más.

Con los países sucede igual, ¿sabe usted?.

Pero más.

Cuando dejamos entrar a un tercero en las cosas que deberíamos resolver entre nosotros, por muy buena que parezca la "idea" de que nos "ayude" al final tarde o temprano a salir perdiendo nosotros.

Y suele ser más bien temprano y mucho más de lo que suponíamos.

 

Monarquía versus República

Si hablamos de una Monarquía parlamentaria, es decir, democrática, lo cierto es que no hay tan grandes diferencias entre ambas formas.

Ciertamente a los Presidentes de las Repúblicas se les escoje, al menos en teoría porque lo cierto es que a algunos cuesta bastante desbancarlos y, "extrañamente", suelen ser los más nocivos para el pueblo, aunque tambien es cierto que ese pueblo no lo suele ver hasta que las cosas llegan a descontrolarse de verdad, mientras que a los Reyes en cierto modo los "heredamos" y no nos queda otra qué, en como salga un mal Rey, aguantarnos y esperar hasta que se muera, abdique en otro, se le pueda incapacitar legalmente o derrocar.

Posiblemente a día de hoy haya que cambiar en algún modo eso, dando más poder al pueblo para poder cambiar el Rey si una gran mayoría está de acuerdo con que es un mal Rey, algo parecido a lo que pasa con la Constitución de cada país qué, aunque hay instrumentos para cambiarla legalmente, requieren de un gran consenso social.

Por otra parte, en justa correspondencia, al Rey habría que darle algo más de poder, no tanto cómo el que llega a acumular un Presidente de la República pero más del que suele tener un Rey parlamentario en un país democrático como España donde la soberanía reside en el pueblo.

De hecho, si lo tuviera que decidir yo, al Rey lo haría garante de los derechos y libertades de todos, una especie de "guardián supremo" qué, ante una situación anormal tuviera poder para quitarle la voz y la capacidad de actuación a los politicos y volver a dársela al pueblo para que pueda decidir quien gobierna volviendo a elegir.

Al ser su cargo vitalicio y poder designar quien será su heredero o heredera salvo que el pueblo opine que lo hace mal y no cumple con su papel o que el heredero o heredera designado no le parece adecuado, podría mantenerse bastante ecuánime y justo, podría y debería, de hecho, ya que si no el pueblo lo podría destituir y optar por otro Rey.

En la otra mano, un Presidente de la República suele pertenecer a un partido político, no a una "familia real", así que suele "deberle" su cargo a alguien y, además, cada determinado tiempo lo ha de revalidar volviendo a ser elegido, lo que a buen seguro va a propiciar que deba buscar apoyos y verse comprometido, por no hablar de lo que sus propias ideas y las de su partido le comprometen.

Parece obvio que no puede ser tan objetivo ni cumplir una función de control como un Rey en la práctica vitalicio.

En cuanto al plano económico, los gastos de una Presidencia de la República y de un Rey y su casa Real en la practica no difieren demasiado a día de hoy porque ambos ejercen sus funciones de Jefes de Estado en situaciones similares, ambos y sus familias y su entorno han de ser protegidos y ambos reciben una retribución básicamente similar aunque reunificados lo cierto es qué un sólo Rey, aún si fuera "más caro" de sostener que un Presidente de la República, en realidad nos saldría mucho más "barato" porqué Presidentes hay tantos como Repúblicas mientras qué Rey habría sólo uno, así qué, en realidad, ahorrariamos dinero, MUCHO DINERO.

Por otro lado un Rey, y no digamos una Reina y los Príncipes y Princesas "venden" más, tienen un mayor carisma y encanto y la realidad es que a nivel de representación siempre suelen resultar más atractivos porque, en el fondo, hasta el antimonárquico más acérrimo cuando se habla de su país, se suele derretir por estar junto a un monarca en cualquier cena o comida de protocolo, reunión o congreso y "rozarse" con la "realeza".

Así qué, ¿donde reside el problema si básicamente nos van a acabar costando lo mismo o incluso bastante menos, un Rey constitucional y parlamentario tiene menos poder que un Presidente de la República y, además, "luce" más y nos representa mejor?.

¿Oponerse a una Monarquia Parlamemtaria es por una cuestión de principios qué, si lo piensa un poco, en realidad vera que no son los suyos si no los que alguien que jamás tuvo un Rey así le describió y le imbuyó?.

¿O acaso tiene usted alguna cuenta pendiente con la monarquía?

Sinceramente lo dudo y, desde luego, no con ninguna monarquía cómo la que le acabo de sugerir.

De hecho pienso qué, cómo yo, en alguna ocasión habrá lamentado que alguien no "tomase las riendas", desalojase del Gobierno de la Nación a algún incompetente, por no decir otra cosa, y nos diera la oportunidad de volver a elegir un Gobierno mejor.

Lo malo es qué cuando alguien hace eso suele quedarse con el poder él, deviniendo en un dictador y lo que realmente nos vendría bien seria tener a alguien con el poder suficiente para hacerlo y sin los recursos ni opciones para poder devenir en dictador, de forma qué su única opción fuese devolver el poder al pueblo soberano.

Así que usted verá, las Repúblicas no tienen porque ser "malas", pero tampoco es que sean una panacea ni una garantía de felicidad ni de libertad, simplemente de usted un vistazo de norte a sur del continente americano y valore que le parecen los diferentes Presidentes de esas Repúblicas, desde Canadá y Estados Unidos hasta Chile y Argentina y a buen seguro descubrirá que aunque algunos son de lo mejor, a otros habria que " echarles de comer aparte".

No hay mejor muestra de que si bien a un Reino le puede caer en suerte un mal Rey, una República no es que este precisamente libre de verse en manos de un mal Presidente y que también estos pueden resultar bastante complicados de desalojar porqué, por lo general, acumulan más poder que un Rey Parlamentario y, además, suelen estar implicados con partidos políticos ya que pertenecen a ellos y los necesitan y, objetivamente, eso si que son muchísimas más "bocas que alimentar" que las de una Familia Real.

En resumen, a mi si me dan a escoger, escojo una Monarquía Parlamentaria y más aún si el monarca es cómo nuestro actual Rey de España, un tipo moderno, bien formado, muy capacitado y con bastante decisión y sentido común.

 

¿Cómo hacer púes?

Pues mire, siendo sinceros yo no lo se, no tengo todas las respuestas, lo que si se es lo que le he contado:

  • Qué a más unidos estemos y más uno seamos, más vamos a ganar y mejor vamos a estar todos.
  • Qué ha habido, hay y habrá tipos verdaderamente despreciables en nuestra propia casa a los que los demás les importamos cero coma nada y sólo van a lo que van, a tener el máximo poder y ganar lo más posible para ellos o incluso para sus "ideas", lo que al final viene a ser lo mismo.
  • Qué ha habido hay y habrá también poderes externos a los qué lo que menos les interesa es que estemos unidos y nos hagamos ricos porque lo que nosotros ganemos ellos lo van a dejar de ganar e incluso es posible que acaben por perder aún más.
  • Qué a día de hoy, entre una República y una Monarquía Parlamentaria a nivel práctico del ciudadano la realidad es que no hay tantas diferencias y que en muchos casos, de haberlas, las gana la Monarquía con diferencia.

Y, sobre todo, que manteniéndonos separados cada día perdemos más y estamos peor.

Son dos siglos ya de andar cada cual por su lado y ya ven como nos ha ido a todos y, ahora, en esta Semana de la Hispanidad, si usted quiere puede enterarse de como nos fue DE VERDAD cuando eramos todos uno, no cómo unos y otros para manipularle le han venido contando que fue, si no cómo realmente fue.

Si en serio después de todo y de conocer las verdades que se le han ocultado y ocultan sigue pensando que le va a ir mejor yendo por su lado y en solitario... ¿Qué quiere que le diga?

Realmente me parece que no ha entendido usted nada o que sigue creyendo las mentiras que le contaron.

Ante eso sólo puedo añadir una cosa:

Aún si todo eso que le contaron fuera cierto, QUE NO LO ES, objetivamente esta usted mandando a pastar su futuro y el de sus hijos condenándose y condenándolos a la mediocridad y la pobreza por algo que ocurrió hace siglos cuando ni sus antepasados ni los de nadie pensaban ni siquiera parecido a lo que pensamos hoy.

Y si cree que de momento no les va tan mal y que mejor seguir así, de verdad no es consciente de las diferencias y mejoras que estar unidos nos iba a traer a todos, y si, a usted y los suyos también.

Cómo sea hemos de conseguir volver a unirnos, y no sólo con tratados y acuerdos de comercio y cosas así qué, aunque son un primer paso, al final no sirven nada más que para conformarnos con unas miserables migajas en lugar de disfrutar no ya de todo el pastel si no de la producción completa de todas las pastelerías:

Hemos de volver a ser todos una misma Nación, una misma Patria.