Ajuste inicial de los arcos tradicionales, largos y recurvados

Enviado por Sombra el Lun, 25/02/2019 - 01:30

¡Compartelo!

Ajuste inicial de arcos tradicionales, largos y recurvados

Antes de realizar cualquier ajuste en un arco nuevo tenemos algunas cosas qué hacer que ya implican algun ajuste porque tal y cómo se sacan los arcos de la caja, normalmente los arcos tradicionales vienen con la cuerda sin montar.

El montador de cuerdas

Un montador de cuerdas es un accesorio barato y útil qué, además, vas a utilizar bastante a menudo porque guardar un arco tradicional encordado no es lo mejor para el, así qué si no lo has comprado ya y no viene incluido con el arco, deberías comprarlo de inmediato.

Por ello lo primero que solemos hacer es montar la cuerda y, una vez montada pasamos a instalar el reposaflechas (arrow rest o más comúnmente rest), cosas ambas que tienen su ajuste, pero no hay ninguna razón para hacerlo en este orden si no más bien al contrario:

En los arcos tradicionales conviene montar primero el reposaflechas para poder montar la cuerda correctamente con más facilidad.

Este puede incluso no existir o ser de distintos tipos, desde la simple “alfombrilla” que se usa para el tiro instintivo con arcos tradicionales hasta algunos modelos verdaderamente complejos e incluir o no un botón de presión qué, más adelante, veremos para que ajuste sirve y cómo trabaja.

Sea cómo sea, si vamos a usar uno, al colocarlo en la ventana del arco tienes qué tener muy en cuenta qué su colocación es un ajuste crítico.

Si lo colocas mal prácticamente nada de lo que hagas a partir de este momento te será de utilidad y tendrás que volver a comenzar desde el principio, así qué tomate tu tiempo y, aunque parezca algo simple y muy tonto (realmente es un ajuste muy sencillo), procura hacerlo bien.

El punto de apoyo de la flecha en los arcos tradicionales tiene qué estar justo sobre la vertical del punto en qué el arco apoya en tu mano al empuñarlo y su astil ha de estar centrado con el agujero roscado para el botón de presión, tanto si lo vas a utilizar como si no, eso quiere decir que el centro del astil tiene que estar en el centro de ese agujero si existe.

En cuanto a la vertical, los arcos tradicionales recurvados la empuñadura tiene un cierto “rebaje” en el punto qué queda entre tu pulgar e indice al empuñar el arco y al qué, para simplificar, vamos a denominar a partir de ahora cómo punto de pivote o mas simplemente, pivote qué es algo básico para el ajuste correcto del reposaflechas y para determinar el ajuste del largo de la cuerda.

En el caso de los arcos largos tradicionales este punto de pivote es menos evidente y a más simple y tradicional sea el arco (sin ningún rebaje, ventana, etc) menos evidente será así que quizás lo mejor sea determinarlo midiéndolo.

Este punto de pivote es el centro del arco, cosa que se puede comprobar fácilmente midiendo de punta a punta de las palas, y quiero llamar la atención sobre esto porque es importante ya qué, por ejemplo, antes de fijarnos en ello, quizás pensásemos que la flecha se encocaba más o menos en el centro de la cuerda y son ese tipo de errores de percepción los que hacen tan difícil entender porqué y cómo se hace algún ajuste.

El centro de pivote en los arcos de Kyudo, aunque sean asimétricos, también es vital para realizar el ajuste
En los arcos asimétricos tradicionales, como este de Kyudo perfectamente representado en esta figurita de Lladró, el punto de pivote no está en el centro físico de sus dimensiones, pero si en el de equilibrio de la potencia de sus palas, lo que hace necesario adaptar los algoritmos de ajuste.

 

Aclarado esto, sigamos.

El punto donde debe apoyar la flecha en el reposaflechas de los arcos tradicionales tiene qué estar justo sobre la parte más profunda, más adelantada, de ese rebaje si existe, sobre el punto de pivote.

Por lo general en la vertical de esa posición también queda centrado el agujero para el tornillo de presión, aunque los arcos más tradicionales no suelen tenerlo.

En algunos de los casos en los qué no se utiliza reposaflechas, la plataforma de la ventana describe una ligera curva en cuyo lomo más alto, que debe estar centrado sobre la vertical del punto de pivote, debe apoyar la flecha.

Si alguna de esas cosas no es asi en tu arco tradicional es porque el fabricante del mismo no sabe fabricar arcos y cada ajuste va a representar un reto.

Una vez instalado el reposaflechas, montamos la cuerda procurando que el ajuste de la distancia de la cuerda al punto de pivote (el “brace height”, la “altura de brazo”, que no es ninguna altura si no la separación entre la cuerda y el arco medida justo desde el punto de pivote), ese punto más profundo de la empuñadura como ya se ha explicado, este dentro de la especificación recomendada por el fabricante.

Esa especificación muy raramente o nunca sera una distancia exacta y más adelante veremos porqué, si no un margen entre dos distancias.

Lograr que la cuerda este dentro de esas dos distancias se consigue enrollándo la cuerda al instalarla ("roscándola" sobre si misma) más o menos, lo que la acorta o alarga, hasta conseguir que una vez montada flexe el arco de forma que quede alejada del mismo dentro del margen de distancias indicado por el fabricante.

No te vuelvas loco con esto porque en este momento no es un ajuste crítico ya qué por un lado la cuerda, a no ser que sea de alguna moderna fibra de espuma de polietileno o este preestirada, cederá con los primeros usos y habrá que reajustaría y, por otro lado, durante otro ajuste es posible que haya qué variar esa distancia.

Como te he dicho normalmente el fabricante facilita un rango, no una distancia fija, y es mejor dejar el ajuste cerca del mayor espacio qué del menor, ya que la cuerda quizás ceda en los primeros usos y la distancia al punto de pivote irá disminuyendo tal y cómo vaya cediendo porque al alargarse la cuerda el arco va perdiendo curvatura (y tensión).

Con la cuerda ya instalada dentro del ajuste a la distancia al punto de pivote recomendada por el fabricante, pasaremos a instalar el localizador de encoque (nok locator, o más usualmente, nok).

Para este ajuste, igual qué para medir la distancia al punto de pivote en el ajuste anterior, lo mejor es contar con una escuadra en “T”, que es un accesorio barato y necesario para asegurarnos de que hacemos las cosas con exactitud.

Para hacer el ajuste con exactitud fijamos la escuadra en T a la cuerda, pinzada a ella, por encima del reposaflechas y la deslizamos para abajo por ella hasta que apoye suavemente y sin presionarlo en el reposaflechas.

Si no disponemos de ella una flecha y una escuadra normal pueden servirnos para hacer este ajuste aunque tendremos que hacer algunos equilibrios:

Apoyamos la flecha en el reposaflechas y mediante la escuadra nos aseguramos de qué forme un ángulo recto con la cuerda.

Medimos desde la parte superior del culatín 1/2 pulgada (1,27 cm) y entre ahí y 3/4 de pulgada (1,905 cm) instalamos de forma provisional el indicador del punto de encoque en la cuerda si vamos a usar el arco tirando con dedos.

Precisamente ese margen de 6,35 mm compensa la diferencia entre el grueso de los dedos de diferentes personas y los distintos tipos de anclaje que desplazan el punto de tensión de la cuerda y, por lo tanto, esos márgenes son meramente un promedio en el que estarán la mayoría de las personas, tu incluido, así que instalalo dentro de esos margenes, mas alejado del centro a mas gruesos sean tus dedos y mas cercano a más finos.

Quiero haceros notar que el hecho de qué esos margenes estén en "medidas imperiales" y no en el mucho mas sencillo, comprensible y lógico sistema métrico decimal es otra de las cosas que nos complica la vida innecesariamente y qué, por lo tanto, si queremos podemos prescindir de ello diciendo que el margen en el que se debe instalar el indicador del punto de encoque estará entre 1.3 cm y 1.9 cm (13 mm y 19 mm) y será de unos 6 mm.

Aunque, dado que no es una posición exacta si no una simple orientación ya que depende del tamaño de nuestros dedos, del guante o dactilera que usemos, del estilo de apertura, etc, aun podemos simplificarlo más diciendo que, si usamos el anclaje mediterráneo, el nuestro, hay que situarlo entre uno y dos centimetros por encima de la perpendicular al reposaflechas indicada por la regla en T.

Así, usando el sistema métrico decimal, resulta mucho más sencillo, ¿verdad?

Si pretendemos, aunque no es normal ya hay algunos cazadores con arco que lo hacen, usar algún tipo de disparador es mejor situar el punto de encoque justo en el centro marcado por la regla cómo casualmente descubrieron para los arcos de levas los amigos Adol y Búho Gris como veremos después.

También puede ocurrir que no haga falta subirlo tanto en el caso de que vayamos a usar un estilo de tiro distinto al mediterráneo (dedo índice por arriba del culatin y dedos medio y anular por debajo) porque esa medida esta estimada teniendo en cuenta que la mayoría lo hará así pero hay anclajes qué "ocupan" menos cuerda de la que ocupan los dedos en el anclaje mediterráneo.

Para entender cómo y porqué debemos ajustar la posición del localizador de encoque vamos a olvidarnos de el un momento y a ver como vamos a abrir el arco.

Tensemos la cuerda al estilo mediterráneo o con cualquier otro estilo (incluso con disparador), si lo pensamos un poco nos daremos cuenta de que debemos tirar de la cuerda desde el centro de ella ya que, de no hacerlo así, a menos que aferremos el arco con fuerza, este basculará sobre el punto de pivote ya que estaremos estirando más del extremo de una de las palas que del otro.

Obviamente estamos hablando de milímetros, por eso prácticamente nadie se da cuenta de ese desequilibrio y resulta tan difícil saber donde colocar el indicador de encoque.

Pero, si tomamos la cuerda un palmo por arriba o por abajo de donde a simple vista y por lógica encocariamos la flecha e intentamos abrir el arco veremos, sentiremos y entenderemos los problemas que determinar mal esa posición causa (otro tema es que se puedan aprovechar esos "problemas" usando el método denominado "caminar la cuerda" ("walk the string") para variar el punto de impacto de la flecha en función de la distancia en tiro instintivo pero eso ya lo veremos en su momento).

Atendiendo a esto, si no dispones de una escuadra en T ni de otro tipo (o si hemos de localizar el punto de encoque de un arco asimetrico, como los de kyudo), ahora que ya sabes porqué se sitúa ahí el localizador de encoque y las razones de que pueda estar mas arriba o abajo, puedes localizar razonablemente bien donde emplazarlo para ti.

Sólo has de medir donde esta el centro de la cuerda, fijar un culatin en ella sobre ese centro y tomarla para abrirlo con el estilo mediterráneo o el que vayas a utilizar e ir subiendo la mano y el culatin poco a poco por la cuerda de forma que quede en la posición en la que te permita tirar de una forma equilibrada de ella y será justo sobre la posición en la que quede el culatin cuando consigas tirar de la cuerda desde ese punto de equilibrio donde deberás emplazar el indicador de encoque.

Quiero hacerte notar que, si tras ajustar tu arco y pese a repasar todo sigue tirando mal, deberias comprobar si efectivamente estas estirando del centro de la cuerda porque cabe en lo posible que aun estando todo bien medido y equilibrado, si una de las palas ofrece mas tension a la apertura, por muy simetrico que parezca a simple vista tu arco, en realidad sea de tension asimetrica y el localizador de encoque se deba de ubicar buscando el punto de equilibrio de tension de la misma forma que se hace cuando no se dispone de una escuadra en "T".

Para acabar con este primer ajuste del indicador de encoque, hay que apretarlo lo suficiente para qué no pueda desprenderse con el disparo, pero no tanto qué no se pueda deslizar arriba y abajo “roscandolo” sobre el servicio o funda (el "serving"), el hilo enrollado sobre la cuerda para crear la zona de anclaje protegida del desgaste del encoque y los dedos o el disparador qué en español es mejor denominar zona de encoque, protector de la cuerda o, simplemente, protector.

Y por el momento nada más.

Ha llegado la hora de ponerse a disparar flechas cómo veremos más adelante una vez visto el ajuste inicial de los arcos de levas.